En diez días hábiles se conocerá la decisión de la Justicia en relación al reclamo de cuatro mujeres que presentaron un amparo. Para que se dé inmediato cumplimento a la ordenanza de paridad de género.

Este ámbito fue escenario del encuentro final, al menos en primera instancia, de una puja judicial encabezada por cuatro colectiveras, que desde hace tres años buscan que se les reconozcan los derechos establecidos en la ordenanza que contempla la incorporación de mujeres a los planteles de choferes, tanto de empresas públicas como privadas.

“Se realizó lo que técnicamente se denomina «absolución de posiciones». Se escuchó a las actoras y a la demanda, se incorporó prueba testimonial, y ahora sólo queda resolver”, indicaron a LaCapital fuentes con acceso al trámite, que encabezó la jueza laboral Nº 10, Paula Calace Vigo.

Lo concreto es que la cuestión sirvió para que las partes ratificaran sus posiciones. Por el lado de Movi, representada por Guido Boggiano como presidente de la firma municipal, se alegó que las mujeres choferes no cumplieron con las expectativas para desempeñar la tarea.

Para contrarrestar y derribar esa idea, las amparistas exhibieron contradicciones respecto de la política municipal en el tratamiento del tema, y ofrecieron la declaración testimonial de cinco personas que ratificaron las condiciones y capacidades de las cuatro mujeres colectiveras.

Una vez formalizado ese trámite, ahora sólo resta que la magistrada se expida sobre la cuestión de fondo, aunque para ello tiene un plazo de diez días hábiles para dar a conocer el fallo.

En tanto, Perea se mostró conforme con la marcha del proceso judicial. “No queremos aventurar resultados, pero estamos tranquilas con el proceso, y porque se dejó todo para que se llegue a una resolución favorable, se reconozca y reincorpore a estas mujeres y se cumpla con lo que dice la ordenanza municipal de paridad de género”, recalcó la abogada.

Respecto a la lucha de las mujeres amparistas y la pelea que entablaron para ocupar un espacio en igualdad de condiciones, Perea agregó que el caso además busca “abrir un camino, sentar un precedente para que las mujeres no tengan que hacer un juicio para trabajar”.