Tenía antecedentes de alcoholismo. Usaba bastón para caminar cuando de repente una mañana tropezó y cayó al suelo. Lo llevaron al servicio de emergencias del Lincoln Medical and Mental Health Center del Bronx (Nueva York). El hombre se quejaba de fuertes dolores en la rodilla izquierda pero los médicos no encontraron nada importante. Las quejas del paciente continuaban y esta vez, la molestia había llegado a la zona de la pelvis por lo que decidieron tomar una radiografía para descartar cualquier fractura.

Según el artículo publicado en la revista Urology Case Reports, en los rayos X tomados en la zona de la cadera, los médicos advirtieron algo inusual: que las sales de calcio se depositaron en los tejidos blandos del pene, provocando que se formaran placas de hueso donde no debería haber. El diagnóstico parecía claro: osificación de pene, una condición extremadamente rara en humanos (hay menos de 40 casos publicados en todo el mundo) y vinculada por lo general a la enfermedad de La Peyronie.

“Nuestro paciente presentaba una fase aguda de su enfermedad debido a la presencia de dolor en el pene”, afirman los médicos. Según el informe difundido, los especialistas no pudieron realizar más pruebas porque el paciente se negó a someterse a ellas pese a que la calcificación se había extendido por toda la longitud de su miembro.

Las complicaciones

En la enfermedad de De la Peyronie, cuando el pene se pone erecto, la zona con tejido cicatricial no se estira, y el pene se dobla o se deforma, lo cual puede ser doloroso.

Pese a ser una patología con cura, el dolor que produce la aparición de un tejido fibroso en el pene afecta tanto a la salud sexual como a la psicológica, de aquellos que la padecen. Si bien la osificiación del pene es un caso muy raro, son trastornos hasta ahora vinculados.

Algunos factores de riesgo para la aparición de la Peyronie son:- Antecedentes familiares.

– Tener más de 55 años.

– Tabaquismo.

– Haber sido sometido a algunos tipos de cirugía de próstata.

Según la Clínica Mayo, es clave consultar con el médico si el dolor o la curvatura del pene impide que tener relaciones sexuales o causa ansiedad.