Nadia Podoroska

En diálogo con el programa Onda Verde que se emite cada sábado por Radio Mitre Rosario, la rosarina Nadia Podoroska se refirió a lo que significó haber conseguido la medalla de oro en los Juegos Panamericanos de Lima, pero sobre todo explicó porqué debió irse a vivir a Alicante, España, debido al escaso desarrollo del tenis femenino en Argentina.

“Estas competencias son un poco diferentes a lo que estamos acostumbradas las tenistas, al estar con un equipo y representar a Argentina, es diferente, todos lo sentimos de esa manera y por eso el triunfo es diferente”, contó Podoroska comparando la conquista panamericana con cualquier otro certamen del circuito. “Sigo sorprendida de la difusión y la repercusión que tuvo este logro, que creo que le va a hacer bien al tenis femenino de Argentina”, agregó.

La tenista de 22 años le dio un enorme valor a todos aquellos profesionales que la acompañan en el día a día: “Mi equipo hoy en día es todo, lamentablemente a las jugadoras se nos ponen las cosas muy difíciles en Argentinas, es gracias a mi equipo de acá en Alicante que puedo seguir entrenando y mejorando, este logro es gracias a ellos y para ellos”.

Consultada sobre porqué decidió mudarse a España, Podoroska lo argumentó dejando al descubierto las falencias que hay en el país para el desarrollo de la actividad: “En Argentina hay muy poco para hacer con el tenis femenino, no hay torneos, no hay jugadoras de nivel, quedarse ahí para mí es perder el tiempo. Desde muy chica sabía que para llegar donde quiero llegar tenía que vivir en Europa”.

“No es fácil poder bancarse en Europa, también me costó porque soy muy familiera y estar lejos de mi familia me costó, pero hoy tengo la maduración suficiente y sé que es el único camino”, continuó la campeona panamericana y afirmó: “Cuando vivía en Argentina lo que más les envidiaba a las europeas es que jugaban un lunes por un torneo, ponele que el martes perdían, el miércoles ya se levantaban en sus casas”.

Acerca de la complejidad que generaba competir en el viejo continente siendo sudamericana, comentó: “Lo que tenía que hacer si perdía temprano era quedarme toda la semana en la ciudad del torneo, gastando en hotel, al lunes siguiente viajar al otro torneo y saber que eso lo iba a hacer por 12 semanas siguientes por ejemplo”.