La denuncia de abuso se radicó este mes en el Instituto Católico San José, en Liniers. El sacerdote trasladado a nuestra provincia tenía antecedentes por el mismo delito en su país de origen.

Un alumno de 18 años del Instituto católico San José del barrio porteño de Liniers denunció ante la Justicia que fue abusado delante de sus compañeros cuando cocinaban para un evento solidario por el cura chileno Nelson Pérez Jerez, quien tiene antecedentes por el mismo delito en Chile, y tras el hecho fue trasladado a Santa Fe.

La comisaría 9B de la Policía de la Ciudad de Buenos Aires recibió el último miércoles un oficio judicial para notificar la prohibición de contacto entre el sacerdote denunciado y el adolescente, además de su exclusión de la Parroquia Tránsito de San José de Liniers y del Instituto San José, ubicado en la Avenida Emilio Castro 6351/91.

El Instituto Católico San José, en Liniers, donde se denunció el presunto abuso sexual

Ese mismo día, personal policial concurrió al establecimiento escolar, donde el representante legal del Colegio les comunicó que el religioso había sido trasladado el lunes 12 de agosto a una institución de la obra Don Guanella de la provincia de Santa Fe, a pedido de la Congregación De los Siervos de la Caridad, a la que pertenece el cura denunciado.

Familiares de la víctima, junto a un grupo de padres, se convocaron este viernes en la puerta de la escuela para denunciar ante la prensa la situación del sacerdote, y acusaron a otros dos curas por encubrimiento, tras lo cual se reunieron con autoridades de la escuela.

La protesta fue acompañada con carteles pegados en el frente de la parroquia Tránsito San José de Liniers -lindera al instituto católico- que decían “curas pedófilos encubridores”, “qué valores nos están enseñando”.