Carlos Lezcano, el padre de Joaquín de 23 años que fue apuñalado en la madrugada de este domingo en la zona de los boliches en la zona del ingreso a Alto Verde, aseguró hoy que “mi hijo está en riesgo de vida. Hoy está un poco mejor, eso nos dijeron los médicos. Mi hijo entró con un paro al Cullen, le dieron una puñalada en el ventrículo izquierdo”.

 

Más adelante sobre los hechos sostuvo que “hay distintas versiones y yo puedo contar la que me llegó: hay una chica que estaba con él y le salvó la vida porque lo llevó al hospital, llamó a la ambulancia y lo cargaron en Bulevar. Ella dijo que no lo vio al agresor, que no sabe quién fue que lo atacó. Dijo que tuvo una discusión con un trapito pero tenemos que esperar a que se despierte mi hijo y él va a contar quién fue. Después llegó otra versión que es un menor de 16 años y que el padre lo entregó, pero no lo puedo asegurar”.

“Mi atención ahora está en Joaquín, queremos que se recupere, una vez que pueda salir de este trance nos iremos hasta Italia, pero ahora vamos a esperar el parte médico, sabemos que está mejor pero tuvo un poco de fiebre”, indicó.

“Lo atendieron muy bien, tenemos un hospital de lujo, lo sacaron de un paro y lo llevaron a la sala de operaciones, le dio otro paro y volvió; y ahora está estable. Es muy difícil la situación, nunca pensé que a mi hijo le puedan dar una puñalada. No es un chico violento, no se pelea con nadie. Acá por 100 pesos vos podes matar a un tipo tranquilamente, no vale nada la vida”, señaló angustiado.

“A mi me llamaron los amigos a las 6 de la mañana que estaba en la sala de operaciones, yo no se lo deseo a nadie, porque íbamos por un accidente y nos encontramos con una puñalada en el corazón“, finalizó.