La línea de atención a mujeres víctimas de violencia se sostiene con 24 psicólogos y abogados cuyos contratos se vencen en diciembre.

Los profesionales que trabajan en el teléfono verde, de contención y asesoramiento a mujeres víctimas de violencia, se movilizarán mañana frente al Palacio Municipal. Lo harán para denunciar la “precariedad laboral” en la que se encuentran. Según advierten, sus contratos caducarán a fin de año y se perderá toda la experiencia alcanzada en la escucha y el seguimiento de los casos de las mujeres que buscan ayuda en la línea del municipio.

Teléfono verde

El teléfono verde funciona las 24 horas, todos los días del año. Allí llegan los pedidos de auxilio de mujeres víctimas de violencia o sus familiares. Que son escuchados y evaluados.

Muchas veces, cuando se trata de situaciones de urgencia, desde la línea se activan también los dispositivos para intervenir en forma inmediata.

En la línea trabajan 24 profesionales —psicólogos y abogados— que cubren tanto la atención de nuevos casos. Como el acompañamiento de mujeres que buscan salir de situaciones de violencia.

Los operadores de la línea representan, muchas veces, el primer contacto que establecen las mujeres que atraviesan situaciones de violencia.

Precarización

Sin embargo, advierten los profesionales, “el funcionamiento de la línea se mantiene por nuestra precarización laboral”. Y demandan el pase a la planta municipal.

Los profesionales comenzaron a trabajar en enero mediante un contrato “de formación rentada” que culminará a fin de año; en el medio, señalan, “se perderá la experiencia lograda en la atención de las personas que usan a diario el teléfono verde”.

“Todos los que trabajamos en la línea entramos en enero con un contrato que termina en diciembre. Históricamente el servicio se ha mantenido así, porque lo que se hace es encubrir una relación de dependencia laboral”, señala una de las profesionales de la línea municipal.

Y destaca que uno de los requisitos para postularse era ser profesional, con experiencia en relación a la problemática de la violencia. “Cuando empezamos a trabajar tuvimos algunos encuentros con la directora, subdirectora y coordinadora del teléfono, donde nos pusimos al tanto de cómo se organizaba la dirección. Después recibimos una capacitación de quienes trabajaban con el convenio anterior, que se encargaron de ponernos al tanto de las cosas más administrativas del funcionamiento de la línea”, comentó.

Al cabo de unas semanas “ya estábamos trabajando solos, cubriendo cada uno su turno de seis horas”, apuntó y aseguró que “la falta de continuidad de los trabajadores afecta la atención de las personas que usan a diario” el dispositivo.

Trabajo

Las situaciones en las que intervienen resultan “totalmente variables —describió—. Van desde mujeres que están en peligro o casos que necesitan de acompañamiento o asesoramiento. También llamados de profesionales de otras instituciones como centros de convivencia barrial, centros de salud, hospitales que se encuentran con casos de violencia”.

Acompañados por la Asociación de Trabajadores del Estado, los operadores del teléfono verde se manifestarán mañana, a las 10.30, frente al Palacio Municipal.

De la movida para reclamar su incorporación a la planta de trabajadores del municipio participarán también empleados de la Dirección de Juventudes y del Tríptico de la Infancia.