Pipi Rivero, periodista de Cadena 3, dialogó con Sin Mordaza sobre el 50º aniversario de la hazaña lograda en la competición alemana de las 84 horas de Nurburgring.

“Un hecho sin precedente, son 50 años de este Torino que nos hace seguir hablando después de tanto tiempo, de las 84 horas en Nurburgring, esa misión argentina automovilística por excelencia. Mostró la valía de un producto nacional, fabricado en las entrañas del país” comentó Rivero.

“A medio siglo haber visto reunido 700 Torinos, fue un hecho inolvidable, hasta las lágrimas. Fui con mi Torino azul, es el anteúltimo modelo de los ochos que salieron. Pero no solo por los tres Torinos de la hazaña, sino que era hacer competir a los autos Argentinos con las mejores marcas del mundo” explicó.

“Los que están vivos afortunadamente pudieron subir al escenario y tener su reconocimiento”.

Anécdotas

“No pude dejar de emocionarme con Luis Landriscina como padrino de este evento. Él cuenta una anécdota que es válido recordarla. En oportunidad que el museo Fangio necesitaba vidriar y terminar el museo lo invitan a Luis Landriscina a que cuente algunas cosas. Ahí se entera de que Juan Manuel Fangio era fanático de él. Con el tiempo le roban el auto a Fangio, el Mercedes Benz, y con su acento campechano afirmó que el seguro le iba a devolver el auto, pero no le iban a poder devolver los casettes de Landriscina” manifestó Rivero.

“Luis se entera y en un acto, no solo le regala los casettes que sería lo de menos, sino que se saca el poncho que lo acompañó toda su vida y se lo regaló. Se lo pone en el hombro y Fangio quedó muy tocado con eso. Con el correr del tiempo, en otro acto, Fangio le dio un regalo también. Se sacó su rolex, que le regaló una de las empresas más grandes del mundo, y se lo pone en la muñeca de Landriscina. Esto y otros recuerdos generaron mucha emoción” dijo a su vez.

Escuchá la nota completa en el audio a continuación: