La app Vine tuvo un recorrido fugaz y con altibajos. Emergió a mediados de 2012 como un sitio web y a los pocos meses la empresa fue adquirida por Twitter. La propuesta sedujo a muchos: el contenido estelar eran videos breves reproducidos en bucle.

Si bien la aplicación se despidió pronto, su propuesta sentó las bases para otros servicios que hoy son muy populares y que también giran en torno a los clips breves. Desde las Stories y los Estados en redes sociales, hasta la app china TikTok.

Ahora, a más de dos años y medio del cierre de Vine, un alto ejecutivo de Twitter reconoce que fue un error dar de baja esa aplicación. “Me arrepiento de haberla cerrado. Creo que era increíble”, dijo en declaraciones a Forbes Kayvon Beykpour, jefe de producto en la red social.

De acuerdo a la fuente, aquella declaración fue un momento “inusualmente sincero”. De acuerdo al entrevistado, Vine “fue realmente la primera de las aplicaciones sociales que empujó los límites al editar videos”.

La justificación

El hombre de Twitter señaló que la decisión de detener las inversiones en Vine se enmarcaron en un contexto muy particular para la red social del pájaro azul. Por entonces, a fines de 2016 y comienzos de 2017, la empresa registraba fuertes caídas en sus ingresos.

“Tomamos la decisión que realmente teníamos que tomar”, dijo al respecto Beykpour.

Enfocada en los videos breves, fue la aplicación más descargada en iOS durante 2018. También pisa fuerte en Android, y ya superó los 500 millones de usuarios.

Esas consideraciones aparecen ahora que TikTok vive días de gloria. Es una aplicación de origen chino que, como Vine, tiene en el centro de la propuesta a los videos breves. ¿Es realmente popular? Lo es: en 2018 fue la app más descargada en la tienda de Apple. Y también pisa fuerte en Android, tal como contamos en detalle en el tuit que aparece arriba.