En la mañana del martes, la firma Buses Paraná emitió un comunicado para confirmar que se había abonado el pago que era reclamado por los trabajadores del volante y la UTA seccional Entre Ríos.

 

“Lo levantamos por la gente, por nuestras familias, pero los empresarios se cagaron en nosotros, en la necesidad que pasamos. Se nos está vulnerando nuestro derecho a la huelga. El mismo gobernador dice que no nos corresponde, nosotros vamos a seguir en estado de alerta”, sostuvieron los choferes. Mientras levantaban la carpa instalada frente a la municipalidad de la vecina ciudad capital.

Por su parte, Marcelo Lischet, titular de la empresa Mariano Moreno, indicó que los trabajadores ya cobraron los ajustes de “junio, julio, del aguinaldo y una aporte no remunerativo que para el interior del país no está firme, pero lo hemos transferido”.

Aunque el empresario aseveró que “por los días de huelga, cada uno se hace responsable”.