Si bien la pareja de la joven dice que la chica se incendió a lo bonzo, vecinos de Ezeiza aseguran haber escuchado los gritos de la afectada, que era víctima de violencia de género. 

 

Una joven de 22 años llegó con el 80 por ciento de su cuerpo quemado al Hospital de Ezeiza y debe ser trasladada de urgencia al Hospital del Quemado, donde no tienen camas disponibles para recibirla. La afectada llegó al centro médico acompañada por su novio, principal sospechoso del hecho, quien se encuentra detenido. “Él dice que ella se quemó a lo bonzo pero hace dos días lo encontramos intentando ahorcarla. Además, los vecinos escucharon los gritos de Micaela”, dijeron sus familiares.

El tremendo suceso ocurrió el lunes por la noche en la calle Posadas al 250, en la casa en la que Micaela Cancelo vivía junto a su pareja y a la hija de ambos, una nena de dos años. Vecinos escucharon los gritos desesperados de la joven y, al otro día, se enteraron que la chica estaba internada en estado de gravedad, con el 80 por ciento de su cuerpo quemado y con sus vías respiratorias comprometidas.

El padre de la chica, Eduardo, manifestó: “Mi hija era víctima de violencia de género, fue atacada en varias ocasiones. Incluso, los vecinos escucharon sus gritos esa misma noche. Sin embargo, el novio dice que ella se quemó sola. Ella va a poder decir toda la verdad cuando despierte”.

Continuó: “Lo importante ahora es la salud de Micaela. Está internada en el hospital de Ezeiza pero tiene que ser trasladada de urgencia al hospital del Quemado para que sea atendida como corresponde. Mi nena tiene quemaduras de primer grado y sus vías respiratorias están comprometidas”.

Familiares de la paciente reclaman el esclarecimiento del hecho y suplican una solución para que Micaela pueda ser trasladada a un hospital que cuente con los elementos suficientes para poder salvarle la vida.