El plantel profesional amenazó con no concentrar si mañana no recibe el pago del sueldo adeudado. Además, los empleados de planta permanente, también están en pie de guerra porque les deben 60% del último mes más aportes patronales y podrían no abrir el Gigante de Arroyito el sábado ante Patronato.

Tiempos agitados vive Rosario Central. Hace muy pocos días ‘Doble Amarilla’ dio a conocer que se le habían rebotado cheques por algo más de $6.000.000 y, ahora, se le abrieron dos peligrosos frentes de tormenta en el futuro inmediato del club.

El primero de ellos involucra al plantel profesional. Los dirigidos por Diego Cocca aún no cobraron y lanzaron la advertencia: si mañana no está depositado el dinero, Rosario Central no concentrará en la víspera del duelo ante Patronato, en Arroyito. Un partido clave para el “Canalla” ya que está en zona de descenso y el “Patrón” es rival directo en esos menesteres. Por lo tanto, justo en ese partido no es recomendable jugar con fuego.

Al mismo tiempo, 380 empleados denuncian que el club sólo pagó el 40% del salario de julio y mantiene una fuerte deuda de aportes patronales. Se trata de los empleados de planta permanente del club, que amenazaron con no abrir el estadio para el duelo del sábado, ante el elenco de Paraná.

Así las cosas, Central es un polvorín. Con la soga deportiva al cuello y con los problemas financieros que se filtran por todos lados. Primero fueron los cheques, ahora, las deudas. Y, en el medio, una Ciudad histérica que lo último que quiere es el tan temido descenso.