El ministro de Seguridad volvió a hablar de su intención de “revisar o controlar” a los jueces cuando asuma como legislador. “Nadie se puede sentir ofendido porque los controles son la base de la república”, afirmó.

El ministro de Seguridad de la provincia, Maximiliano Pullaro, reconoció que “más de 16 niños” resultaron heridos con armas de fuego en lo que va del año en el Gran Rosario. El dato sobre los menores baleados había surgido a partir de una consulta realizada por La Capital en el Hospital de Niños Víctor J. Vilela. Fue a raíz del caso del chico Benjamín Biñale, quien recibió un impacto de bala en la cabeza cuando estaba por jugar al fútbol en la canchita del club Pablo VI.

Los niños baleados son en su mayoría de zona oeste de la ciudad

Esta mañana, el titular de la cartera de Seguridad fue consultado sobre ese punto. Y admitió que esa cifra “lamentablemente” era superior. “Estuve leyendo ese informe y la verdad es que no tuve tiempo de pedir a Análisis Criminal para que saque la cantidad exacta. Pero no son la cantidad que dice ese informe, sino algunos más, lamentablemente”, afirmó Pullaro.

Datos

“Nosotros siempre difundimos los datos correctos, aunque a veces difundir las estadísticas termina jugándonos en contra. Sacamos una cuenta mental, porque no tuvimos tiempo de elaborar los números, pero son más de 16 niños heridos en lo que es el Gran Rosario”, agregó el funcionario.

En ese sentido, Pullaro volvió sobre la polémica que generó hace pocos días cuando se mostró partidario de, cuando asuma como legislador provincial, revisar la acción de los jueces. “Cuando hablamos de lo que es la circulación de armas de fuego y de la pena que tiene que recibir una persona que comete un delito con arma de fuego, queremos decir que hay que tomar conciencia de que necesitamos ajustar el sistema”.

La bala que hirió a Benjamín salió de unos 300 metros a la redonda

Sistema republicano

En una rueda de prensa realizada esta mañana en la Sede de Gobernación, Pullaro remarcó: “Nadie, cuando yo hago una crítica o hablo de esta situación, se puede sentir ofendido o dolido. Cuando digo que en la función que me toque llevar adelante vamos a mirar o controlar. En un sistema republicano, los poderes del Estado se tienen que controlar todos a si mismo”.

“Nadie se puede sentir ofendido cuando uno hace una manifestación de esas porque en eso se basa la República, en el control de poderes”, redondeó.