La dirigencia de Rosario Central mirará de afuera el partido de Patronato y jugará por dentro en el grave conflicto que generó producto de las grandes deudas que tiene con el plantel. La CD analiza cuanto antes vender a Maximiliano Lovera y parte del pase que dispone de Gastón Ávila.

Según pudo averiguar ‘Doble Amarilla’, el lunes cerca del mediodía habrá una reunión en Buenos Aires entre Central y de Boca. El club rosarino le ofrece al Xeneixe el porcentaje que le queda por Gastón Ávila y la venta por la totalidad del pase de Maximiliano Lovera.

Boca está en mira de comprar juveniles. A principio de año el club compró el 60% del pase de Gastón Ávila, mientras que la otra parte la mantuvo Rosario Central. Y además, existió la posibilidad de que compre a Villagra junto con Lovera, que fue tasado en U$S 6 millones. Lo que propone la dirigencia del club de la Ribera, y teniendo en cuenta la desesperación de los dirigentes de Central, es abonar U$S 4 millones por el porcentaje de restante de Ávila y la compra de Lovera.

En cuanto a la cifra, dirigentes de Central dijeron, en off: “Boca se aprovecha de nuestra desesperación, pero bueno…”. Además, el club cobrará la cuota extra por el “Día del Club”, que ronda en casi los $400 en algunos casos y coincide con la fecha del clásico rosarino. Septiembre será para el Canalla un mes decisivo en cuanto a generación de dinero y gastos inmediatos para afrontar la deuda e intentar esquivar una crisis que se lo está devorando.