Elecciones generales españolas en 2019

España posee un sistema de gobierno denominado “monarquía parlamentaria”. Dicho
sistema, por un lado, cuenta con un rey que es jefe de Estado, el cual reina pero no
gobierna y quien ocupa un cargo más bien formal, ceremonial, protocolar y simbólico, y
por el otro, posee un Parlamento del cual surge el Primer Ministro, también conocido
como jefe de Gobierno. “El Primer ministro es elegido de manera indirecta por el
parlamento, que es elegido por sufragio popular y cumple a su vez las funciones
legislativas (…) el jefe de gobierno no es investido a menos que cuente con el
consentimiento parlamentario” (Orlandi y Zelaznik, 1995, p. 249). Actualmente el líder
del Parlamento es Pedro Sánchez (PSOE), quien asumió el poder en el año 2018.
Actualmente dentro del Parlamento son 5 los partidos principales que poseen la mayoría
del poder, los cuales son:
▪ Partido Popular (PP – derecha2)
▪ Partido Socialista Obrero Español (PSOE – Izquierda)
▪ Podemos (Izquierda)
▪ Ciudadanos (Derecha)
▪ Vox (Extrema derecha)
Luego de ocho meses y medio de gestión, recientemente el líder parlamentario del
PSOE, Pedro Sánchez, convocó a elecciones con la finalidad de conformar un nuevo
Parlamento. Sánchez asumió el poder el 1 de Junio de 2018 al promover una moción

de censura contra el líder del Partido Popular (PP) Mariano Rajoy por una causa de
corrupción conocida como “caso Gürtel”. Este caso consistía en un proceso de
financiación ilegal, es decir, una contabilidad paralela en dinero negro que provenía de
donaciones de empresarios. Una vez removido Rajoy del poder, el Parlamento eligió a
Sánchez como líder político.
La razón del anuncio a elecciones anticipadas el 15 de Febrero del corriente año por
parte de Sánchez fue el rechazo del Parlamento a su Plan de Presupuestos, refutado
principalmente por las fuerzas independentistas catalanas, antiguas aliadas del PSOE.
El proyecto buscaba aumentar el gasto público en forma exorbitante, inflar la
recaudación fiscal y aumentar la deuda pública. Es así como el presupuesto propuesto
por el líder del PSOE sobrepasaba los límites que permite la Comunidad Europea (CE).
En definitiva, dicha planificación incluye millones de euros extra de gastos y fuertes
subidas fiscales.

Cinco partidos, cinco propuestas diferentes

Las 5 fuerzas principales españolas proponen diversas políticas públicas. A continuación, se presentan los líderes de cada partido y sus diferentes propuestas en torno a dos tópicos muy polémicos hoy en día: igualdad de género e inmigración.

PP – LÍDER: Pablo Casado

● IGUALDAD DE GÉNERO:
Prisión permanente para condenados por asesinato de
violencia de género
● INMIGRACIÓN:
Reforzar medios policiales en Ceuta y Melilla (ambas limítrofes
con Marruecos), integrar en cultura española a inmigrantes legales

POSE – LÍDER: Pedro Sánchez

● IGUALDAD DE GÉNERO:
Ley de identidad de género e igualdad de oportunidades de
mujeres en el empleo
● INMIGRACIÓN:
Facilitar flujos ordenados de inmigrantes dentro de una política
migratoria europea, impulsar relación con países del
Mediterráneo y aumentar alturas de las vallas en Ceuta y Melilla

CIUDADANOS – LÍDER: Albert Rivera

● IGUALDAD DE GÉNERO:
Ley de igualdad para LGTBI para acabar con la discriminación por
razón de identidad, orientación o condición sexual. Facilitar
acceso a un alojamiento transitorio a personas forzadas a irse de
su casa por su orientación sexual
● INMIGRACIÓN:
Inmigración regular y ordenada, estatuto de protección temporal
para venezolanos en España, atraer talento extranjero, proteger
agentes que vigilan fronteras

PODEMOS – LÍDER: Pablo Iglesias

● IGUALDAD DE GÉNERO:
Ley contra discriminación por motivos de género y orientación
sexual. Imponer que en las listas se altere un hombre y una
mujer
● INMIGRACIÓN:
Desligar la residencia de inmigrantes del mercado de trabajo y
lanzar una nueva ley de asilo

VOX – LÍDER: Santiago Abascal

● IGUALDAD DE GÉNERO:
Derogar ley de violencia de género por ser discriminatorio con
respecto al hombre y sustituirla por ley de violencia intrafamiliar
que proteja ancianos, hombres, mujeres y niños
● INMIGRACIÓN:
Deportar inmigrantes ilegales, construir un muro en Ceuta y
Melilla, cerrar mezquitas fundamentalistas y prohibir que
lugares de culto sean financiados desde el extranjero

Finalmente, las elecciones se celebraron el Domingo 28 de Abril de 2019 (28A) y
arrojaron un caudal de sorpresas: PSOE ganó con el 28,68% de los votos, el PP se vió
derrotado con el 16,70% y la extrema derecha española, VOX (10,26%) ganó escaños.

¿Con quién conformará coalición el vencedor PSOE?
En las elecciones del 28A los ciudadanos españoles eligieron a los diputados que
conforman el Parlamento, los cuales a su vez, eligen al Primer Ministro. Sin embargo, PSOE no tiene la cantidad de escaños necesarios para, con su voto, definir la elección
del líder de gobierno. Para eso deberá aliarse con otro partido. En la noche de la victoria
socialista, los partidarios gritaban “¡Con Rivera no!” haciendo así referencia al hecho de
que no están dispuestos, bajo ninguna circunstancia, a conformar coalición con
CIUDADANOS.
Lo que es aún más preocupante para Sánchez es que PODEMOS no brindará esta vez
su apoyo de manera desinteresada, sino que buscan colocar, esta vez, sus ministros en
el Ejecutivo. Tal es así que el pasado jueves 11 de Julio luego de la reunión de los dos
líderes – Sánchez por PSOE e Iglesias por PODEMOS- quedó claro que esta coalición
no será tarea fácil. Al finalizar la misma Sánchez subrayó que “las discrepancias de
fondo” impiden la conformación de la coalición. Y por discrepancias se refiere a la
cuestión de Cataluña ya que para PODEMOS hay presos políticos en la región y PSOE
lo niega.
Iglesias rechazó la propuesta de Sánchez de negociar, en primer lugar, el programa y
luego la composición del gobierno. “He llamado a Pablo Iglesias para negociar primero
el programa y, después, la composición del Gobierno. Debemos hablar de contenidos y
conocer el grado de consenso. Lamentablemente, ha rechazado la propuesta.
Seguiremos intentándolo” expuso Sánchez en su cuenta de Twitter.
Es por ello que el panorama político español causa incertidumbre y surgen así varias
cuestiones, como por ejemplo, ¿se adaptará Sánchez a las condiciones que impone
Iglesias para la coalición? O ¿intentará negociar con los independentistas a pesar de su
oposición a dicha causa? O en el peor de los casos, ¿se convocará nuevamente a
elecciones, perjudicando así a PSOE, reciente ganador de los comicios? ¿Es este el
objetivo de PODEMOS, jugar esta ficha y desestabilizar a su natural socio político? Lo
cierto es que mientras tanto el tiempo corre y a Pedro Sánchez se le acortan los plazos
para conformar gobierno. Si para el 20 de septiembre, aproximadamente, no se forma
gobierno, el Rey Felipe VI disolverá el Congreso y convocará a nuevas elecciones.

¿Qué significa el ingreso de la extrema derecha al Parlamento?

En los últimos meses, tras las elecciones nacionales que se llevaron a cabo en diversos
países europeos, parece ser que se está realizando un viraje hacia la nueva extrema
derecha: en Hungría, Alemania, Italia, Francia, Suecia y ahora en España, la derecha extrema gana fuerza, algunas lideran las encuestas y hasta tienen representación
parlamentaria.
En el caso español, la extrema derecha se encuentra representada por VOX y su
máximo líder, Santiago Abascal, quien asegura que su partido no es de extrema derecha
sino de “extrema necesidad”. Lo sorprendente: este partido sumó un total de 2.677.173
votos y alcanzó un total de 24 escaños, es decir, logró la representación parlamentaria
con 24 bancas en el Parlamento. Si bien este cuenta con 350 miembros, detrás de esos
24 escaños representados por VOX hay un gran caudal de personas que coinciden y
confían en dicho partido. El mismo, de ninguna manera será un aliado natural de PSOE
por sus profundas diferencias ideológicas.

¿Qué sucederá con Cataluña?

El partido vencedor, PSOE, aboga por el autogobierno y rechaza la aplicación del
artículo 1556 de la Constitución española, el cual prevé la suspensión del autogobierno
de Cataluña al tiempo que otorga poder al Gobierno central para adoptar “las medidas
necesarias” para forzar a Cataluña a cumplir con las obligaciones constitucionales.
Consideran en su programa electoral que “ni desde el derecho de autodeterminación ni
desde un estado de excepción territorial (…) puede construirse el futuro”. Además,
Pedro Sánchez aseguró que, por lo menos durante su gobierno, la independencia
catalana no se llevará a cabo y afirmó que el problema catalán se rotula “convivencia,
no independencia”. Por todas estas razones, los independentistas catalanes tampoco
serán un aliado natural de Pedro Sánchez.

El futuro político de España

Una cuestión es segura: el futuro político español es incierto y desconocido. El país vive
horas claves en la cual se decidirá el gobierno de coalición. En el palacio de la Moncloa,
residencia presidencial, se vivencia una pugna por la investidura.
Parece ser que los planes de PSOE, y de Pedro Sánchez principalmente, no siguieron
el camino esperado. La noche del 28A todo era festejo, cantos y alegría para los
socialistas; no obstante, la cuestión de la coalición desvela a más de uno. Mientras tanto,
Sánchez insiste en su afán de conformar gobierno en solitario. Otro tópico que no podemos dejar de lado es la posición que asume Podemos en esta circunstancia. Su líder, Iglesias, sabe bien a lo que se enfrenta y juega su carta más

importante: desestabilizar a PSOE al dificultar las tratativas para conformar gobierno.
Tras la moción de censura, Sánchez creía que Iglesias sería su principal aliado no solo
para destituir al gobierno de Rajoy, sino también para constituir la coalición. Sin
embargo, Podemos exige más de lo que creían y esperaban los socialistas.
Por último, y no por ello menos importante, lo que llama poderosamente la atención y
preocupa a muchos analistas y ciudadanos es la posición que asume la extrema
derecha en este entramado. Si bien 24 bancas en el Parlamento parecen ser
insignificantes, detrás de estas hay una gran cantidad de personas que coinciden
ideológicamente con políticas migratorias extremas como por ejemplo la construcción
de un muro para regular las olas inmigratorias. Y lo más llamativo es la cuestión social:
en España nadie asume la responsabilidad de haber votado a Vox ya que es sinónimo
de burlas, de xenofobia y desprecios, no obstante, el partido crece y suma
simpatizantes. Cuestiones que parecían ya resueltas con la vuelta de la democracia
española, vuelven a surgir y aparecen en la agenda nacional como prioritarias.
Por todo esto, las próximas semanas serán decisivas. En la mesa se juegan muchas
cosas: Cataluña, la investidura, la cuestión migratoria. En el tablero los jugadores saben
lo que hacen y apuestan, hipotecando así el futuro político español.

Sofía Schmidhalter