Herme Juárez
El histórico sindicalista portuario Herme Juárez, que el domingo volvió a su casa de San Lorenzo tras recibir el beneficio de la detención domiciliaria, se quedó sin abogados y deberá designar nuevos.

 

Los profesionales particulares que habían apelado su procesamiento y planteado una serie de nulidades de las actuaciones renunciaron de manera sorpresiva.

El grupo que estaba designado en la causa por asociación ilícita y delitos económicos incluía a Joaquín Da Rocha, Zorrilla, Diego Balaz, Giuntini y Gené. Eran quienes representaban además a Oscar (hijo), Mariana y Debora Juárez (hijas), Daniel Badía, Pablo Bunello y Damián Bunello.

El Juzgado Federal de Campana envió este jueves un exhorto a la Justicia Federal de Rosario, en turno ahora con el juez Marcelo Bailaque, “a fin de que disponga con carácter de urgente la comparecencia ante esa sede judicial de los imputados” con el objeto “de notificarlos de dicha renuncia y de que deberán designar una nueva defensa, pudiendo ser ésta particular o la Defensa Oficial”.

Según información que difundió el periodista Hernán Funes (Telenoche, El Tres) ninguno de los profesionales involucrados reveló los motivos de su alejamiento, pese a que tras la indagatoria sólo uno de los procesados seguían alojado en un establecimiento del Servicio Penitenciario.

Quienes podrían seguir cerca del sindicalista de San Lorenzo son Gastón y Javier Rabadé. Ambos ensayaron en su nombre una defensa pública de Juárez, pero no estuvieron ni están hasta el momento constituidos en el trámite judicial. En caso de representarlo, deberán formalizarlo.