Un chofer de la línea 501 secuestró a una joven pasajera. Cuando el hermano que la esperaba en la parada se percató de la situación, apedreó a la unidad y la chica se arrojó por la ventanilla. La policía lo persiguió y lo detuvo. Ocurrió en Monte Grande.

Camila Ortiz, una joven de 18 años que trabaja como moza, se tomó un colectivo para volver a su casa después de salir del trabajo y fue secuestrada por el chofer del interno 24 de la línea 501 en Monte Grande el miércoles por la noche.

La víctima debió saltar por la ventanilla para escapar de la terrible situación y el acusado, Leonardo Recalde, de 29 años, fue detenido por policías y familiares de la chica, que la estaban esperando en la parada en la que debía bajarse, informó Cronica.com.ar.

El conductor no le cobró el viaje a la joven y, luego, circuló sin frenar durante 10 minutos. La chica, asustada, le contó a su familia lo que estaba sucediendo a través de WhatsApp. Instantes previos a llegar a su destino, se relajó al ver que su madre y hermanos la estaban esperando en la parada pero, cuando quiso bajar, el chofer apagó las luces del colectivo, siguió de largo, aceleró la marcha y le dijo “de acá no te bajás, flaca”.

En la desesperación, el hermano de la joven lanzó una piedra contra la unidad y rompió una ventana. La distracción sirvió para que la víctima corriera hasta el fondo del coche y se lanzara por la ventana.

Vecinos que presenciaron la situación llamaron a la policía y persiguieron al interno junto a agentes y familiares de la víctima.

El acusado fue detenido luego de meterse de contramano por una calle de tierra y trasladado al Destacamento Policial Nuestras Malvinas.