Los habitantes de la zona denunciaron que los operarios de la empresa llegaron al lugar sin herramientas para cortar el suministro.

El incendio que se desató ayer en San Luis y Río de Janeiro provocó un cruce de versiones entre vecinos y Litoral Gas. Ya que el siniestro se originó en el quiosco de diarios y revistas de esa esquina y tomó un medidor del servicio, que contribuyó a que el fuego se propagara hacia un almacén que se encuentra en esa intersección.

Hechos

Los hechos comenzaron alrededor de las 6, cuando se inició el fuego en el quiosco de diarios. Eso generó que la cabina de gas de la propiedad ubicada en la ochava (donde funciona un almacén) se encendiera. Y, por una incesante fuga de gas, las llamas se mantuvieran activas por un lapso aproximado de tres horas, hasta que se cortó el suministro.

Una dotación de Bomberos Zapadores se hizo presente en el lugar, aunque no pudo sofocar el fuego. Tras ello, una cuadrilla de Litoral Gas llegó a la intersección. Esta última acción dio lugar a una acusación de los vecinos hacia la empresa. Adujeron que la concesionaria no acudió con las herramientas adecuadas.

Reclamos

En primera instancia, vecinos indicaron que la cuadrilla llegó, examinó la situación y se marchó a buscar las herramientas para cortar el servicio y contribuir a apagar las llamas. Esto alarmó a los habitantes de la zona, quienes miraron con inquietud cómo se iban los operarios sin solucionar el problema.

Leer más: Incendio y fuga de gas en un puesto de revistas en Rosario

Una vecina manifestó con preocupación: “Mi mamá es la dueña del autoservicio que está en la ochava; vimos cómo agarró fuego el quiosco y la salida de gas. Vinieron de la empresa y no cerraron la pérdida porque no tenían las herramientas adecuadas”.

Más tarde, arribó otra camioneta de la empresa responsable del suministro de gas con operarios que comenzaron a romper la vereda con una maza en busca del caño maestro para cortar el servicio en la zona.

El propietario del quiosco de diarios en donde comenzó el incendio, Cristian López, contó: “Las revistas se prendieron fuego rápidamente y atrás hay una garita de gas que, como tenía pérdida, hizo una explosión”.

“Había pérdidas, pero se ve que no les dieron importancia. La garita suministra el gas a la casa que está en planta alta (sobre el almacén). Ya vinieron de Litoral Gas y me tiraron abajo el quiosco porque no sé qué querían hacer con eso. A la garita la dejaron, pero se ve que al problema no lo arreglaron”, añadió.

La contestación

Tras conocerse el caso, desde Litoral Gas aseguraron que los trabajos que llevó adelante la cuadrilla de la empresa fueron los adecuados.

“La fuga estuvo controlada desde el momento en que llegó el personal al lugar. El gabinete de gas estaba pegado al puesto de diarios, tomó calor y esto hizo que se produjera una fuga y que se propagara el incendio”, consideró el vocero de Litoral Gas, José María González.

A esa explicación, sumó: “Hay elementos que, sometidos al calor, pueden presentar fugas. Un gabinete por sólo tener una fuga no se prende fuego. Suponemos que el incendio en el quiosco es lo que provoca la fuga y que se enciendan las llamas”.

“El primer equipo de Litoral Gas llegó a los 6 minutos de que se realizara el reclamo y de inmediato estableció un vallado para garantizar las condiciones de seguridad y evitar riesgo a las personas”, dijo González.

Asimismo, detalló que “siguió habiendo fuego, porque para realizar una reparación lo primero que hay que hacer es cortar, y eso lleva tiempo”.

Sobre los reclamos de los vecinos, remarcó: “Sabíamos perfectamente por dónde iba la cañería y lo que teníamos que hacer. No es que no teníamos los planos o nos faltaba la herramienta adecuada”.

Leer más: Litoral Gas garantizó que la fuga estuvo controlada desde que llegó el personal de la empresa

“Nosotros tenemos una red mallada, por lo cual, para cortar el gas en los puntos en los que no tenemos acceso a la válvula, como es el caso de un gabinete, hay que prensar la cañería y esto es lo que demandó un poco más de tiempo”, señaló González, quien insistió en que el personal de la empresa siguió el protocolo para este tipo de casos.

“Por eso, hicimos tres pozos; en dos de ellos teníamos que obturar y el tercero se hizo para tener respaldo, porque puede ser necesario hacer otro tipo de maniobra operativa”, afirmó el portavoz, y advirtió: “Siempre que tenemos que hacer un prensado de cañería, como en este caso, el trabajo lleva el tiempo que demandó hoy”.

Frente a los reclamos de los habitantes del barrio, que se quejaron por la demora que hubo en la extinción de las llamas, insistió: “Si la fuga está a los cuatro vientos y hay personal idóneo en el sector no hay riesgo para las personas y los activos, que es lo que se quiere evitar en estos casos”.

Ahora, restará conocer las pericias que determinen los bomberos y Fiscalía.