El salario real se vio afectado principalmente por la disparada del tipo de cambio y la posterior aceleración inflacionaria de agosto.

 

“Lamentablemente, los próximos meses no permitirán revertir la pérdida sino que la agravarán. Según nuestras proyecciones, el salario real de los trabajadores formales caería cerca de 7% a lo largo de 2019”, indicó la consultora en su informe “La caída del salario real: cuando la realidad supera las expectativas”.

En 2018, el salario real de los trabajadores formales cayó 12% debido a “una aceleración inflacionaria imprevista al momento del cierre de las paritarias”. Y “pese a las recomposiciones, cláusulas gatillo y bonos de compensación pautados, el poder adquisitivo arrojó su mayor retroceso desde 2002”.

En tanto, este año, “aunque la recesión, el congelamiento de las tarifas de servicios públicos residenciales y de combustibles y la quita del IVA a algunos productos de la canasta básica atenuarán el traslado a precios de la depreciación del peso, lo cierto es que la inflación llegará por lo menos a 50% este año”.

“Sin embargo, la disparada del tipo de cambio y la posterior aceleración inflacionaria dieron por tierra con este avance” y de este modo “el salario real de los trabajadores formales caería cerca de 7% a lo largo de 2019”.

Los bonos y devolución de aportes patronales y del impuesto a las ganancias en agosto y septiembre no son remunerativos por lo que “si bien aumentará el ingreso de los trabajadores no hará lo mismo con el salario real”.