Todas las empresas de transporte público de pasajeros de las ciudades de Reconquista y Avellaneda dejarán de prestar servicios ante la situación de crisis.

 

Es grave situación que atraviesan las cooperativas a cargo del servicios de transporte público de pasajeros de ambas ciudades.

Los dueños de las líneas de colectivos solicitaron una reunión al intendente Amadeo Vallejos para plantear esta decisión. Aún no tiene fecha para el encuentro.

La decisión comenzará a regir a partir del 1 de Octubre de 2019.

“Estamos trabajando en rojo, estamos ocupando plata que nos quedaba de la reserva nuestra, que estábamos ahorrando para comprar coches y la estamos quemando”, advirtieron los dueños en abril de este año.