Ordenaron la prisión preventiva sin plazos de un hombre investigado como autor de tentativas de homicidio cometidas en perjuicio de dos policías en Villa Cañás. Así lo dispuso el juez Benjanmín Révori a raíz del pedido formulado por el fiscal Eduardo Lago en una audiencia llevada a cabo esta mañana en Venado Tuerto.

Un hombre de 26 años cuyas iniciales son MEH quedó en prisión preventiva sin plazos. Es en el marco de una investigación que encabeza el fiscal Eduardo Lago. Por la tentativa de homicidio cometidas el lunes pasado en Villa Cañás (departamento General López) en perjuicio de dos policías.

La medida cautelar fue dispuesta por el juez de la Investigación Penal Preparatoria (IPP), Benjamín Révori. Ante el pedido del fiscal Lago formulado en una audiencia de medidas cautelares realizada esta mañana en los tribunales de Venado Tuerto.

El hombre investigado fue imputado por Lago como autor del delito de tentativa de homicidio. La misma agravada en concurso ideal con lesiones gravísimas dolosas agravadas. En concurso ideal con lesiones graves dolosas agravadas. Las víctimas fueron un comisario y un oficial de la policía provincial.

Con un cuchillo

“El delito que investigamos fue cometido el lunes pasado en Villa Cañás. Los dos policías atacados llevaron adelante un procedimiento de identificación de moradores en unos vagones del ferrocarril”, precisó Lago. En tal sentido, el funcionario del MPA relató que “los policías se encontraron en ese momento con el imputado. Quien estaba en uno de los vagones”.

Lago también precisó que “de la investigación surgió que MEH atacó con un cuchillo a los dos integrantes de la fuerza policial”. También especificó que “una de las víctimas es comisario, a quien el hombre investigado le provocó una herida en el cuello. Por su parte, la otra víctima es oficial de la fuerza, y sufrió una herida profunda en uno de sus brazos con perdida de una arteria”.

Detención

El fiscal precisó que “dos familiares del imputado se acercaron a la Fiscalía. Cruzamos datos con otras hipótesis sobre el posible lugar en el que podría estar escondido el imputado, lo hicimos saber y luego de una negociación accedieron a brindar información acerca del paradero. Tomamos todos los recaudos necesarios y, junto al fiscal Mauro Blanco, nos trasladamos personalmente a la localidad de Santa Isabel”.

Lago concluyó que “los datos aportados por los familiares del hombre investigado eran correctos. Fuimos al lugar que nos indicaron, ordenamos las medidas para concretar la detención con todas las medidas de seguridad necesarias y, finalmente, pudimos concretarla en horas de la tarde del martes”.