Gino Calcia el “Gigoló de Fray Luis Beltrán”

Dos vecinas de la ciudad denunciaron haber sido estafadas por el timador que tiene pedido de captura en Chile

Gino Calcia

Dos mujeres han manifestado haber sido estafadas por Gino Calcia, el denominado “Gigoló de Fray Luis Beltrán”. Este tiene pedido de captura en Chile por timar a otras mujeres en el país trasandino.

Según se supo tanto Griselda como Yanina fueron estafadas en cifras millonarias por Calcia. Quien seduce con sus modos y crea vínculos con las víctimas que va a engañar.

Uno de los casos es el de Yanina, quien contó como Gino Calcia estableció una amistad con ella y su marido, para luego conseguir tarjetas de créditos y préstamos en financieras del país. “Sacó 41 créditos a nombre de mi marido. No paramos de recibir llamados para que paguemos una deuda que no es nuestra”, dijo apesadumbrada.

Yanina mostró en televisión el resumen de la tarjeta de crédito a nombre de su esposo, donde figuran gastos por miles de pesos en supermercados, casas de electrodomésticos, perfumería, estaciones de servicio, que ellos no realizaron.
Yanina comentó que se siente “muy identificada con los casos que se dieron a conocer”. Sobre la forma en que entró en contacto con Gino, recordó: “Nosotros lo conocimos a través de la pareja que él tenía en su momento, hicimos una relación de amistad”.

“Yo comencé a organizarle el casamiento, se mostraba como una persona simpática, amable, confiable. Y de esa manera nos fue sacando información para cometer la estafa”, afirmó Yanina. Y añadió que “se muestra como una persona adinerada, ostentosa y generosa”.

El otro hecho es el de Griselda quien cayó en las garras del galán por una suma superior a los $100.000. También engañó a su hija.

En el portal Baigorria Informa se dijo que el contacto entre Griselda y el timador fue a través del contacto de una amiga de su hija. “Era muy simpático, entrador”, lo definió la víctima. El engaño de Gino comenzó con la venta de un auto particular de Griselda, que el estafador dijo que le iba a comprar.

Con el correr del tiempo la venta se demoraba y el gigoló después de varios ofrecimientos, logró que la vecina traspasara sus tarjetas de créditos y número del CBU. Allí comenzó un verdadero calvario para Griselda, pues Gino con la documentación en sus manos comenzó a sacar créditos de todo tipo con las tarjetas desde Chile.