Las fiscales Natalia Taffarel y Mercedes Nin pedirían prisión preventiva para los tres detenidos por el ataque en la calle al intendente de Paraná, Sergio Varisco, que permanece internado en una clínica de esa ciudad con una fractura de cadera.

 

Durante este miércoles, las autoridades les tomaron testimonio a los acusados del ataque: Vanina Julieta Gauna (40), Claudio Javier Godoy (46) y Juan Ignacio Musuruana (26). También se entrevistaron con Varisco en la Clínica Modelo de la capital entrerriana.

“Estoy bien, no es fácil porque tengo fractura de cadera y la operación se demora un día más por la coagulación de la sangre, mi tema cardíaco y conseguir el implante”, dijo el presidente comunal, que podría ampliar su declaración.

El ataque

El funcionario dio detalles de la golpiza que sufrió el martes pasado al mediodía cuando llegaba a su casa.Yo había atendido por la mañana a un grupo de chicos que había venido con distintas solicitudes y les dije que habíamos perdido las elecciones y que era muy difícil desde lo político responder a esos pedidos”, explicó.

“Eso motivó la queja y argumentaron que no tenían trabajo y que hacía mucho que no trabajaban. Pero yo les dije que íbamos a estar en contacto”, dijo Varisco y agregó: “Cuando llego a la casa de mi madre, a las 16, había un grupito más agresivo y uno adujo que yo le había prometido algo, lo que no es cierto. Yo le dije que no era así, a lo que uno de ellos empezó a amenazarme de la peor manera. Por eso, me dispuse a cerrar la puerta, pero me manotean y me tiran al piso, con tanta mala suerte, que pego con la cadera”.