Se convoca a 5 personas para pasar un mes junto a una científica. La misión es estudiar la presencia de microplásticos en la región.

Se lanzó una convocatoria para voluntarios que deseen permanecer en la Antártida durante un mes en una misión científica. La iniciativa se llama “Sabático en la Antártida”. Y llevará a cinco personas al continente blanco para colaborar en un estudio sobre la presencia de microplásticos en la región.

De acuerdo a lo que informa TN, los participantes, llamados “ciudadanos científicos” por los organizadores, acompañarán a la científica ambiental Kirstie Jones-Williams. Será en un viaje por el “continente más aislado de la Tierra” que se realizará en diciembre de este año.

A través de la recolección de muestras de nieve, el equipo medirá la penetración de los microplásticos en la Antártida. Lo que permitirá realizar un diagnóstico de los niveles de contaminación a los que se encuentra expuesta. Y planificar acciones concretas para su protección, como también la del resto del planeta.

Inscripción

No es necesario tener conocimientos específicos. La inscripción online es antes del 8 de octubre, según explicaron los organizadores y será a través de la plataforma Airbnb y la ONG ambientalista Ocean Conservancy.

La expedición tendrá un mes de duración y se dividirá en varias etapas. Durante las primeras dos semanas los elegidos se reunirán a Chile, donde conocerán al resto del equipo y a su líder, Kristie. Allí serán preparados “física y mentalmente” para su viaje al continente blanco.

La tercera semana se desarrollará en el Campamento Glaciar Unión, en la Antártida, donde los voluntarios pasarán los días entre cascadas de hielo y montañas tomando muestras de nieve para estudiarlas bajo el microscopio con el objetivo de evaluar la presencia de microplásticos.

En tanto, la cuarta y última semana consistirá en el análisis de los datos obtenidos, lo cual permitirá determinar el impacto que los seres humanos han tenido en la región más remota de la Tierra.

Finalmente, y de nuevo en Chile, los cinco participantes serán nombrados “embajadores de la protección de los océanos” por la ONG Ocean Conservancy.