Así lo dispuso el juez Héctor Gabriel Candioti en una audiencia llevada a cabo esta mañana. El imputado tiene 24 años, sus iniciales son PAS y también se le atribuyó la comisión de delitos contra la propiedad. Los fiscales que investigan los hechos son Gonzalo Iglesias y Gabriela Arri.

 

Un joven de 24 años cuyas iniciales son PAS quedó en prisión preventiva en el marco de la investigación por el homicidio de Triana Ángela Valenti cometido en marzo de este año en la ciudad de Santa Fe. La medida cautelar fue impuesta por el juez de la Investigación Penal Preparatoria (IPP), Héctor Gabriel Candioti, a raíz del pedido formulado por los fiscales Gonzalo Iglesias y Gabriela Arri en una audiencia llevada a cabo en la mañana de hoy en los tribunales de la capital provincial.

El joven investigado fue imputado por Iglesias y Arri como autor del delito de homicidio calificado (por ser perpetrado mediante el empleo de un arma de fuego). Además, se le atribuyó la autoría de resistencia a la autoridad calificada (por el empleo de arma de fuego) y la coautoría de tentativa de robo calificado (por ser perpetrado mediante el empleo de un arma de fuego apta para el disparo).

Por otra parte, a raíz de otros ilícitos cometidos el pasado miércoles, se le atribuyó la autoría de los delitos de hurto, portación de arma de fuego de guerra y encubrimiento.

Indiferencia por la vida

“El homicidio de Valenti se produjo el domingo 17 de marzo alrededor de las 17:00 en la vía pública, en inmediaciones de calle Matheu al 2.300”, precisó Iglesias. “El imputado disparó al menos siete veces con un arma de fuego contra un grupo de personas. Uno de esos disparos impactó en el cuerpo de la víctima, quien en ese momento estaba en el lugar junto a su hijo menor de edad”. En tal sentido, argumentó que “el imputado actuó en la vía pública, a plena luz del día y con absoluta indiferencia por el resultado de su conducta”.

Iglesias también relató en la audiencia que “una hora antes de cometer el homicidio de Valenti, el imputado –junto a su pareja– intentaron apoderarse ilegítimamente de una moto que tenían tres personas que estaban en inmediaciones de la intersección de las calles Necochea y French”. El fiscal explicó que “el imputado y su pareja llegaron al lugar en una moto y les exigieron a las víctimas que les entregaran la moto. Ante la negativa, el hombre investigado sacó un arma de fuego y le disparó en dos oportunidades a una de las víctimas y le provocó lesiones en la mano”.

“A raíz de lo que ocurría, la policía llegó al lugar. El imputado también disparó una vez al personal de la fuerza pública y luego escapó en la moto en la que había llegado”, concluyó Iglesias.

Motos

En relación a los hechos ilícitos del pasado miércoles, Arri explicó que “alrededor de las 9:30 de la mañana sustrajo –junto a otro hombre cuya identidad aún se desconoce– una moto de una vivienda ubicada en calle Las Calandrias sin número del barrio Paproski”. La fiscal agregó que “la propietaria del motovehículo avisó al 911 y, minutos más tarde, personal policial logró aprehenderlo mientras intentaba esconderse en una vivienda precaria en inmediaciones del lugar en el que había cometido el delito”.

“Además, antes de ser aprehendido, intentó deshacerse de una pistola calibre 9 milímetros cargada y apta para el uso, que fue secuestrada. Por otra parte, en la vivienda en la que intentó refugiarse, se secuestró una moto que tenía pedido de secuestro activo de la comisaría Primera de la ciudad de Esperanza”, concluyó Arri.