Se trata de Misael Efraín Caraballo de 21 años y Juan Carlos Agüero de 29. La pena fue resuelta por el juez Sergio Carraro en un juicio en el que se abreviaron los procedimientos. El fiscal que investigó los hechos es Daniel Filippi.

Dos jóvenes identificados como Juan Carlos Agüero de 29 años y Misael Efraín Caraballo de 21 fueron condenados por delitos cometidos entre noviembre de 2018 y enero de 2019 en la ciudad de Santa Fe. Así lo dispuso el juez Sergio Carraro en el marco de un juicio en el que se abreviaron los procedimientos.

El fiscal Daniel Filippi estuvo a cargo de la investigación de los ilícitos. El funcionario del MPA precisó que “Caraballo fue condenado a seis años y ocho meses de prisión de efectivo cumplimiento por la autoría de los delitos de robo calificado (por el uso de arma de fuego), entrega indebida de arma de fuego a persona que no es legítimo usuario, amenazas calificadas (por el empleo de arma) y coacciones agravadas, en concurso real”. Por su parte, el fiscal detalló que “Agüero fue condenado a la pena de un año de prisión de ejecución condicional por ser autor del delito de portación ilegítima de arma de fuego de uso civil”.

Un arma, dos delitos

“El martes 15 de enero de este año, aproximadamente a las 7 de la mañana, en la zona de Aristóbulo del Valle y Quintana, Caraballo tomó por sorpresa a una mujer policía que esperaba el colectivo. La amenazó con un arma de fuego y, mientras le apuntaba, le exigió que le entregara su arma reglamentaria”, explicó el fiscal Filippi. Al respecto, agregó que “una vez cometido el robo del arma 9 milímetros de la agente de la fuerza pública, Caraballo ingresó a trabajar a los edificios en construcción ubicados en el Parque Federal, sitio en el que registró su fichaje”.

“Al llegar a su lugar de trabajo a las 8 de la mañana, Caraballo le entregó a Agüero el arma con la que había cometido el robo, apenas una hora antes”, manifestó el funcionario del MPA.

Cámaras

Filippi explicó que “un testigo del robo efectuó la denuncia de inmediato y, gracias a los registros fílmicos de las cámaras de seguridad ubicadas en Aristóbulo del Valle y en la obra en construcción donde trabajaban ambos condenados, la policía pudo aprehenderlos”. En este sentido, el funcionario del MPA agregó que “Caraballo tenía en su poder la pistola 9 milímetros que le había robado previamente a la mujer policía y Agüero tenía el revólver calibre 32 milímetros que su compañero utilizó para perpetrar el ilícito anterior”.

Amenazas

Caraballo también fue condenado por delitos que cometió el 9 de noviembre del año pasado, cerca de las 23:00 en un kiosko ubicado en la Manzana número 3 de Alto Verde. “Se bajó de una motocicleta e increpó a la dueña del local, a su hija, a su nuera y a su nieta con un arma de fuego”.

“A la medianoche del día siguiente, Caraballo volvió al mismo kiosko y amenazó con matar al hijo de la dueña si no cerraban el local comercial y se iban del barrio”, concluyó el fiscal del MPA.