Imagen ilustrativa

La rentabilidad de sembrar soja y maíz es nula, se necesita más precio para una ganancia razonable y los candidatos hablan de más retenciones. La ganadería pierde stock y es probable que nazcan menos terneros. El precio de la carne no sube por la gran recesión.

¿Cómo viene la semana?

. – Se paga el Bonar 2020, no creemos que el mercado lo reinvierta con tantas señales de que vamos a la reestructuración de la deuda, es absurdo que el Estado no tenga una oferta clara de productos para financiarse, estamos en el limbo a la espera del resultado de las elecciones.

¿Qué me decís de los datos financieros?

. – Vemos una clara desaceleración en la salida de depósitos en dólares, si bien en el mes de septiembre la baja fue de U$S 5.430 millones, en las últimas semanas se notaron menores retiros. En lo que respecta a los plazos fijos en pesos, crecen el 20% anual cuando el stock se remunera al 50% anual en promedio, esto implica una fuerte baja.

¿Hacia dónde van los pesos?

. – Se dirigen a compra de mercadería o bien moneda extranjera. Estamos en un escenario sin crédito, los pesos se necesitan para el giro ordinario del negocio, hay poco espacio para ahorrar.

¿Se viene la siembra de maíz y soja?

. – Una siembra más sin crédito, muchos en el campo están optando por hacer soja, dado que se necesita menos dinero para sembrar, es más sustentable en muchos lugares, y el mercado teme por mayores retenciones al maíz.

¿Hay espacio para más retenciones?

. – El resultado está muy justo, te diría que no hay espacio para retenciones, los economistas hablan de incrementar más retenciones y no se dan cuenta que a los precios actuales los números no cierran. No hay tolerancia para más impuestos. Por ejemplo, un campo que tenga un rinde estimado en 40 quintales de soja, un alquiler de 16 quintales de soja, y cerramos un precio de U$S 238 la tonelada a cosechar, las cuentas quedarían de esta forma:

Ingresos Brutos                                U$S  952
Costos directos                                 U$S  210
Cosecha                                             U$S    70
Gastos de comercialización             U$S  163
Gastos de estructura                        U$S  120
Alquiler                                              U$S  381

Resultado                                           U$S     8

Como se puede apreciar, el precio de U$S 238 la tonelada es muy bajo, si aplican mayores retenciones el campo entraría en un rojo imposible de soportar. Por otro lado, si se permite que las retenciones sean a cuenta del impuesto a las ganancias tampoco habría un gran beneficio porque el campo no gana dinero. Con estos costos necesitaríamos un precio de la soja por encima de los U$S 260 la tonelada para que sea un muy buen negocio.

Si el gobierno devalúa

. – Los costos en su mayoría están dolarizados, el alquiler se paga en función de los quintales de soja, los costos directos están en su mayoría en dólares, al igual que los gastos de comercialización y cosecha. Te diría que los únicos gastos pesificados son los gastos de estructura, que se actualizan por inflación.

¿Cuánto dinero necesita para sembrar?

. – Necesita pagar los costos directos, los costos de estructura son proporcionales a los meses del año y como mínimo la mitad del alquiler, para empezar, necesitas unos U$S 450 por hectárea. Lo que diríamos una fortuna.

¿Cómo viene el maíz?

. – Los supuestos que tomamos son un alquiler de 16 quintales de soja por hectárea, un rinde de 95 quintales y un precio de U$S 143 la tonelada.

Ingresos Brutos                               U$S  1.358
Costos directos                                U$S     382
Cosecha                                            U$S      74
Gastos de comercialización            U$S    365
Gastos de estructura                       U$S    120
Alquiler                                             U$S    381

Resultado                                         U$S      36

Como se puede apreciar se gana algo más de dinero, pero en el maíz hay que hundir más dinero a la hora de sembrar, para comenzar necesitas U$S 620 es un 40% más que con la soja, para los tiempos que corren es muchísimo dinero.

¿Qué precio sería interesante?

. – Necesitaríamos un precio de U$S 150 la tonelada para tener un número interesante, en el caso del maíz al tener más rendimiento el multiplicador es muy importante.

¿En resumen?

. – Para que sembrar sea negocio, necesitamos un precio de soja en U$S 260 la tonelada, y un maíz en U$S 150 la tonelada. Con los precios actuales el negocio no cierra, por ende, pensar en mayores retenciones es una locura.

Si sube el precio del maíz es bueno para el agricultor y malo para la ganadería.

. – La ganadería está pasando por un mal momento, si haces animales para el consumo, la suba del costo del maíz te deja sin rentabilidad. Hoy los que compran un animal pequeño para engordarlo y venderlo al mercado de consumo no ganan dinero. En cambio, los que hacen ciclo completo y lo llevan a pasto a los 430 kilos tienen otra ecuación económica.

El dinero que tenes que hundir es enorme

. – Eso es lo que desconocen los políticos, necesitas 4 años para terminar un animal, desde que la vaca queda preñada hasta que llegas a los kilos necesarios de exportación. La ganadería es siempre una promesa, pero no es un buen negocio, el Estado deberá generar políticas para incentivarlo. A este ritmo estamos observando que vamos a una caída del stock, y nacerán menos terneros a futuro.

Hay que comprar carne como inversión

. – La carne subirá mucho de precio a futuro, al no ser rentable el negocio estamos observando una pérdida de rodeo, se venden muchas hembras producto de la falta de una política ganadera, y esto se pagará caro en los próximos años.

En resumen, el campo está complicado.

. – Por si fuera poco, la sucesión de problemas financieros en la cadena hace que se generen perdidas muy grandes, muchas corredoras dejaron al mercado en un efecto pobreza importante, y esto también explica que el negocio está muy finito.

Conclusión

. – El campo está como el resto de la economía, con muy poco margen de rentabilidad, solo se logra estabilizar los flujos de fondos si el negocio se lleva a escala, con los riesgos que ello implica, ya que una mala cosecha con alta escala profundiza las pérdidas. El negocio de agregado de valor necesita más capital, y es justo lo que falta en esta coyuntura.

. – Si sembrar o criar ganado no es negocio en Argentina, que nos queda para otras actividades económicas, que tienen un mercado más pequeño, sin posibilidades de exportar, y con un poder adquisitivo de la población diezmado por la mayor inflación.

. – Es increíble que los políticos no hablen de estos temas, y que con total liviandad nos indiquen que resolverán los problemas fiscales subiendo retenciones, cuando en verdad, si lo hacen matan al sector más exportador de la Argentina.