El pedido de Alberto Fernández fue claro: “la unidad es con todos”. Por eso la central obrera continúa con sus charlas con sindicatos que abandonaron el Consejo Directivo. La CTA, por el momento, espera.

 

Posicionar a Macri en el rincón opuesto llevó a imposibles. Ejemplos sobran. Uno es de ellos fue la visita de Hugo Moyano a UPCN, donde días atrás se reunió con la “mesa chica” de la CGT. Otro el expreso pedido de la CTA liderada por Hugo Yasky, quien solicitó la reunificación del movimiento obrero. Este miércoles será el turno de gremios del transporte que, por distintas estrategias de lucha, abandonaron el histórico edificio de Azopardo.

La cita será en la casa de los estatales. El anfitrión Andrés Rodríguez, a partir de las 16, tiene su silla asegurada junto a Héctor Daer (cosecretario de la CGT y líder de Sanidad), Gerardo Martínez (Uocra), José Luis Lingeri (Obras Sanitarias), y Omar Maturano (La Fraternidad).

“La reunión será en el marco de la famosa unidad. Primero será inter CGT; después con el moyanismo; y ahora es el turno de la CATT”, le dijeron fuentes gremiales a Crónica. ¿La CTA? Sin lugar en la agenda.

El taxista Omar Viviani, Sergio Sasia (Unión Ferroviaria), y Juan Carlos Schmid, líder de la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte, serán de la partida en Moreno 1332. A los tres los une estar fuera del Consejo Directivo de la CGT. Quien también estará presente es el metalúrgico, Antonio Caló.

Las distancias entre los líderes sindicales y la histórica central están marcadas en diferencias en los planes de lucha; distintas visiones de país (sobre todo en los primeros años de gestión de Cambiemos, cuando algunos optaron por “darles tiempo”); y disparidades en los apoyos a candidatos presidenciales.

El inicio de la famosa unidad obrera la selló Hugo Moyano el pasado 24 de septiembre cuando, también en UPCN, encabezó la comitiva moyanista. Aquel día estuvo acompañado por Sergio Palazzo (La Bancaria), Juan Pablo Brey (Aeronavegantes), Raúl Durlos (SOMU), Mario Manrique (Smata), Domingo Moreyra (ceramistas) y Omar Plaini (Canillitas). “Más allá de estar en diversos sectores, las coincidencias son importantísimas y mayúsculas”, dijo, al salir del encuentro, Héctor Daer.

“El gesto de la CTA es importante”

Pero la unión que pregona Alberto Fernández, al momento, es inconclusa. “El gesto de la CTA es importante. Los caminos hacia la unidad de las organizaciones sindicales son fundamentales y siempre se buscan”, dijo Daer en diálogo con Crónica Anunciada, por Futurock.

“Hoy la historia nos vuelve a poner a todos bajo el paraguas de la CGT. La preocupación no son las figuras personales, sino cómo encontramos un camino en común”, destacó.

Para el cegetista, “todas las organizaciones estamos detrás de un proyecto de país diferente”, en relación al apoyo al Frente de Todos.