Twitter reconoció haber usado números telefónicos y direcciones de correo electrónico para hacer publicidad, a pesar de que los datos personales habían sido proporcionados para seguridad de las cuentas. Por ese motivo, la red social pidió disculpas públicamente.

Los números telefónicos y las direcciones de correo de usuarios de Twitter que se enviaron para permitir autentificar las cuentas se compatibilizaron con los anunciantes para habilitar anuncios dirigidos.

“Cuando usted brindó una dirección de correo electrónico o un número de teléfono con fines de seguridad, estos datos pueden haber sido utilizados inadvertidamente con fines publicitarios”, dijo Twitter en una publicación.

Ninguno de los datos de los usuarios fueron compartidos con socios fuera de la compañía, y no está claro cuántas personas fueron afectadas, dijo la compañía, con sede en San Francisco.

El asunto se arregló a mediados de septiembre, según informó la red social. “Lamentamos mucho que esto haya pasado y estamos dando pasos para asegurarnos de no cometer un error como este otra vez”, concluyó la empresa.