El barrio celebró con una fiesta organizada por los vecinos, con apoyo del Municipio. El intendente recordó la construcción del edificio del Jardín Municipal que permite “contar con una educación de mejor calidad”. También se refirió a las actividades del Solar y destacó el trabajo que realiza el Taller de Cerámica, que es un ícono de la ciudad.

 

Los vecinos del distrito costero de La Guardia este fin de semana estuvieron de festejo. Es que el barrio cumplió nada menos que 200 años. El enclave creado 1819 por el Brigadier Estanislao López para evitar el avance de fuerzas enemigas, mediante la construcción de una empalizada o valla de quebracho, a dos siglos de aquellas circunstancias originales, atesora tradición, naturaleza e historia, que son parte de la identidad de la capital provincial.

El intendente José Corral estuvo allí este sábado a la tarde, acompañando y saludando a los vecinos, que con apoyo del Municipio organizaron esta actividad que incluyó shows musicales y puestos de emprendedores de la zona, instalados en la la plaza del lugar. Junto al intendente estuvieron los concejales Carlos Pereira y Carlos Suárez, además de la edila electa Inés Larriera, entre otros funcionarios y autoridades.

“Es un momento especial, porque no se cumplen 200 años todos los días. En su momento esta zona fue elegida como una guardia militar, por eso se llama La Guardia. Luego fue teniendo diversas actividades, sobre todo con el tren cuando estaba el puerto de Colastiné y con la Fábrica de Céramicas que existió en su momento y que dejó también muchas familias trabajadoras”, enumeró el mandatario. “Hoy es una parte esencial del Área Metropolitana, porque es la conexión de la ciudad con la Costa”, afirmó el intendente.

Por eso durante su gestión se han desarrollado distintas inversiones, apuntando al desarrollo social. Entre ellas, hay una es que emblemática: el edificio del Jardín Municipal. “Aquí funcionaba uno de los Jardines preexistentes a nuestro Sistema de Educación Inicial y de los primeros que se sumó a este. El año pasado terminamos la obra que lo amplió y ahora cuenta con el mejor edificio para que los niños y niñas de 1, 2 y 3 años del barrio tengan la mejor educación con todas las comodidades necesarias, con salas amplias, luminosas y con sus respectivas áreas de apoyo, con un salón de usos múltiples, los mejores elementos y, por supuesto, las mejores docentes“, repasó José Corral. “Este edificio -agregó- es parte del legado que queda para la ciudad no solo de nuestra gestión, sino también de nuestra generación, para las que vienen”

“También tenemos el Solar Municipal, donde durante todo el año tenemos propuestas para los jóvenes y las familias”, recordó el intendente que luego hizo una mención especial del Taller Municipal de Cerámica. “Es un ícono de la ciudad. Tiene su producción extraordinaria, que respeta las técnicas precolombinas, y es un lugar de formación muy importante. Es por eso que a cada personalidad, artista o funcionario que llega a la ciudad se le entrega como obsequio institucional, una artesanía producida en este espacio“, señaló.

“Siempre decimos que necesitamos muchas cosas para vivir bien, pero también necesitamos tradición, historias, sentirnos parte de un destino común y eso lo da la pertenencia y la identidad y la recuperación estas cosas vividas en común. La Guardia tiene todo eso y más”, concluyó el intendente.