Es uno de los servicios del Laboratorio de Control de Calidad de Medicamentos de la Facultad de Bioquímica y Ciencias Biológicas de la UNL, el cual logró una mayor valorización de su tecnología para transferir y prevenir problemas de salud.

La convocatoria de Capital Semilla de la Universidad Nacional del Litoral (UNL) es una de las líneas de acción del Programa de Valorización del Conocimiento que tiene como principal misión aportar valor tanto a las capacidades de los grupos de investigación de la UNL como a los resultados de investigaciones susceptibles de aprovechamiento económico y social.Está destinado a todos los docentes, investigadores o grupos de investigación de la casa de estudios que posean resultados de investigación o que hayan desarrollado capacidades a partir de la ejecución de actividades académicas.

“En la Universidad se genera conocimiento y existe una capacidad instalada, tanto de recursos humanos como técnicos, que son muy importantes y que fueron construidos a través de muchísimos años de proyectos de investigación. Desde la UNL tenemos la misión de que todos esos conocimientos sean transferidos al medio, pero sabemos que hay una distancia entre el conocimiento generado y su aplicación directa. Para tal fin existe el Capital Semilla, se trata de una herramienta, una línea de financiamiento única a nivel nacional, generada con presupuesto propio de la Universidad y destinada a valorizar los conocimientos”, explicó el director del Cetri Litoral, Christián Nemichenitzer, organismo de la Secretaría de Vinculación y Transferencia Tecnológica que gestiona la línea. Además del financiamiento, como parte de los beneficios de participación en el Programa de Valorización, los proyectos que se presentan en la convocatoria reciben un informe preliminar de negocios, un reporte de búsqueda de información tecnológica y un análisis de patentabilidad.

Aplicación de tecnología para generar bienestar

Desde el campo de la salud es importante la capacidad de incorporar y aplicar nuevas tecnologías. Este es un desafío constante para el Laboratorio de Control de Calidad de Medicamentos de la Facultad de Bioquímica y Ciencias Biológicas de la UNL (LCCM-FBCB). En este Laboratorio se ejecutan servicios de control de calidad de medicamentos, ya sean materias primas o productos terminados, tanto para la industria como para organismos oficiales. “Este es un trabajo que se viene haciendo en la FBCB desde el año 1994 y que ha ido expandiendo sus fronteras a lo largo del tiempo. Es así que hoy en día se analizan muestras, no sólo para la industria local, sino también de otras provincias como Entre Ríos, Córdoba y Formosa. A partir de la demanda del medio, se ha ido ampliando también en el tiempo la oferta tecnológica, brindándose servicios a industrias productoras de fármacos veterinarios, insumos médicos, alimenticias y controles de contaminantes medioambientales o de ambientes laborales. Un área en la que se está ampliando actualmente la oferta de servicios del laboratorio es en la determinación de fármacos en matrices biológicas, como por ejemplo el control de tratamientos farmacológicos mediante el Monitoreo Terapéutico de Drogas (MTD) y el control de residuos de medicamentos en tejidos animales comestibles”, explicó la directora del LCCM, María Mercedes De Zan.

El equipo de trabajo del Laboratorio conformado por docentes-investigadores, becarios y alumnos en el sistema de formación extracurricular, en el año 2015, también fue beneficiario de un Capital Semilla. Este financiamiento fue solicitado con el fin de adquirir equipamiento e insumos para el Laboratorio lo cual posibilitó ampliar la oferta de servicios con la incorporación del control de adulteraciones de productos de venta libre: suplementos dietarios y medicamentos homeopáticos. La incorporación de este nuevo servicio permitió detectar falsos medicamentos homeopáticos elaborados en farmacias, laboratorios clandestinos o consultorios sin autorización, cuya ingesta puede causar problemas de salud en el consumidor.

Capital Semilla: una herramienta para la valorización

El proyecto presentado en el Capital semilla se denominó: Plataforma tecnológica para el control de adulteraciones de medicamentos homeopáticos y suplementos dietarios. Durante la ejecución del proyecto se desarrollaron procedimientos analíticos para controlar preparaciones homeopáticas y suplementos dietarios en busca de adulterantes o compuestos no permitidos. Los adulterantes son compuestos farmacológicamente activos que no están declarados en el rótulo o prospecto de la formulación y que buscan conseguir un efecto rápido en el logro de un objetivo como por ejemplo: bajar de peso, disminuir niveles de ansiedad o aumentar la musculatura, según el caso. La adulteración de los productos que se venden en lugares no habilitados, como dietéticas, gimnasios e incluso por internet, constituyen un serio problema para la salud de las personas que los consumen.

“La plataforma desarrollada consiste en un sistema de screening y un sistema confirmatorio. El sistema de screening está conformado por métodos basados en cromatografía en capa delgada y en espectroscopia infrarroja para detectar la presencia de unos 20 principios activos que, según bibliografía consultada, suelen utilizarse como adulterantes en medicamentos herbáceos, homeopáticos o suplementos dietarios. Entre ellos se encuentran anorexígeneos, benzodiacepinas, antidepresivos, estimulantes, diuréticos y laxantes. En el sistema confirmatorio se utiliza un método altamente selectivo por cromatografía líquida de alta resolución con detección por arreglo de diodos que permite confirmar la identidad y la cantidad del adulterante presente”, explicó De Zan. En la actualidad, esta plataforma está disponible para la ejecución de los servicios que se demanden. “Es importante que la población tome conciencia de que el consumo de productos no aprobados por la autoridad sanitaria puede ser peligroso para su salud”, aseguró la especialista.

En este caso, el desarrollo del proyecto posibilitó mejorar las capacidades instaladas en el Laboratorio y ampliar la oferta de servicios para la comunidad médica, farmacéutica y la sociedad en su conjunto. “Por ejemplo, en agosto de 2016 el Colegio de Farmacéuticos de la provincia de Santa fe 1ª Circunscripción, se contactó con el laboratorio para solicitar el análisis de un suplemento dietario adquirido por internet en el exterior y que había provocado convulsiones en el consumidor. Se trataba de un “quemador de grasas” bajo la forma de cápsulas. La composición cuantitativa del producto no estaba declarada en el rótulo. Al analizar esta muestra mediante el sistema desarrollado pudimos determinar que el preparado contenía altas dosis de cafeína, además de cantidades apreciables de teobromina, yohimbina y rauwolscina; todos ellos estimulantes que no deberían consumirse sin control médico. Excepto la cafeína que puede utilizarse en alimentos, bebidas o suplementos dietarios hasta ciertas concentraciones seguras, los otros compuestos están prohibidos en nuestro país por el código alimentario en este tipo de productos, ya que tienen actividad farmacológica y efectos adversos”, comentó De Zan.

“Que este Laboratorio haya podido mejorar su capacidad de transferencia es la demostración de un objetivo cumplido. En este caso, que el Laboratorio puede prestar más y mejores servicios luego de la obtención del financiamiento del Capital semilla”, agregó Nemichenitzer.

Para obtener más información sobre este aporte económico de devolución condicionada llamado Capital Semilla del Programa de Valorización de Conocimientos podés escribir a: cetrivalorizacion@unl.edu.ar