La economía real no da signos de recuperación. Sin embargo, en materia financiera cae el riesgo país, baja la tasa de las leliq y sobrevuela cierto optimismo por la reestructuración de la deuda. En pocos párrafos, lo que puede suceder a corto plazo.

Contame, ¿qué está pasando?

. – El Banco Central viene bajando la tasa de las leliq y ya se ubica por debajo del 70% anual. Esto activó a la baja la tasa de plazo fijo, la consecuencia es que hay menos depósitos a plazo fijo en $, al 30 de agosto había $ 1.467.194 millones, y al 8 de octubre suma $ 1.398.634 millones. No parece una gran variación, pero en 48 días la tasa que corrió fue superior al 4%, con lo cual la caída no es menor.

¿Qué sucede con los depósitos en dólares?

. – Al 30 de agosto sumaban U$S 29.652 millones y hoy dicha cifra se ubica en los U$S 23.619 millones, todavía hay retiros, pero de menor cuantía.

El fantasma del corralito desapareció

. – Creo que nunca existió, pero hoy vemos a los depósitos a plazo fijo cayendo por una baja de tasas, y me parece correcto, no se puede vivir con una tasa de interés tan elevada.

¿Cuál es el objetivo con las leliq?

. – Bajar su costo e ir a una tasa de mercado más razonable, si ello implica que los depósitos se retiren del sistema el Banco Central pagaría dicho costo. No podemos seguir pagando por un pasivo del Banco Central tasas superiores al 70% anual, es una locura.

¿Cómo está el balance del Banco Central?

. – El patrimonio neto es negativo en U$S 5.777 millones al 7 de octubre, producto de la fuga de reservas, y un pasivo en leliq y pases que suma el equivalente a U$S 21. 565 millones, lo que representa el 45% de las reservas. Para lograr un patrimonio neto neutro las leliq deberían caer un 27%, o las reservas subir el 12%. Creo que estamos más cerca de una baja de leliq que de una suba de las reservas.

¿Qué impacto tendría en el mercado liberar los pesos de las leliq?

. – Como la demanda de pesos no existe, los que migren de los depósitos a plazo fijo en pesos, buscarán comprar activos o bien dólar billete. Si van al dólar podrán comprar U$S 10.000 por persona, o bien todo lo que requieran con el dólar bolsa, deberíamos ir a un incremento de la brecha entre el dólar bolsa y el dólar comercial.

¿Me das precios?

. – El dólar comercial está en $ 58,00 y el dólar bolsa en $ 64,80, una diferencia de $ 6,80 o bien 11,7%. Nos parece que esta brecha podría duplicarse de ahora hasta fin de año.

¿Qué sucedió con los bonos?

. – Las versiones de una reestructuración o reperfilamiento de la deuda a la uruguaya, sin quita de capital e intereses, más capitalización e intereses por 3 años se viene imponiendo en el mercado. Esto hizo que en el día de ayer el riesgo país después de muchos meses perforara el nivel de los 2.000 puntos, y se ubicará en 1.877 puntos, si en las próximas semanas se ubica por debajo de 1.000 puntos se volverá a ubicar debajo de los niveles del 11 de agosto, que fue la elección Paso.

Esto debería disparar a la suba a las acciones.

. – El índice Merval cerró en 44.365 en la previa de las elecciones del 11 de agosto, hoy cotiza en 31.743. Si lo medimos en dólares seria U$S 1.010 puntos versus 547 puntos. Claramente el índice Merval debería tener un recorrido muy alcista en dólares en el correr de las próximas semanas.

También suben las materias primas agrícolas.

. – Ayudan muchas cosas, el informe del USDA, el clima en Estados Unidos y Brasil, también que las cotizaciones están en niveles muy bajos y era necesario un rebote. Igual estamos esperando a la soja en U$S 260 y al maíz por encima de U$S 150 la tonelada, esos precios aún no están disponibles. En trigo, a pesar de los problemas climáticos no pasamos los U$S 170 a diciembre, lo que implica que hay mucho trigo en el campo, a pesar de las desgracias climáticas vividas en los últimos días.

Conclusiones

. – El Banco Central cambió la estrategia, va por una baja de tasas y deslizamiento a la baja del stock de leliq, buscando un patrimonio neto positivo.

. – El tipo de cambio comercial está prácticamente fijo y debería comenzar a dejarlo deslizar a la suba, ya que la inflación que corre es muy elevada e iremos perdiendo competitividad.

. – La tasa de interés de las leliq buscará ubicarse en torno del 60% anual, esto generaría una fuerte baja en las tasas de los plazos fijos.

. – Hay una mayor demanda de bonos en dólares, producto de la posibilidad de una renegociación amigable de la deuda, esto podría precipitar a la baja a la tasa de riesgo país. Los bonos cotizan por debajo del 50% de paridad, si la renegociación es amigable, van a cotizar por encima del 80% de paridad.

. – Las acciones tendrían por delante un salto espectacular si el riesgo país baja, disminuye el stock de leliq y la tasa cae a niveles del 60% anual.

. – Esto podría suceder en materia financiera, en donde las cotizaciones están en el inframundo, entre el quinto y sexto subsuelo. La economía real no tiene por delante un escenario auspicioso.

. – En materia agrícola, los precios aún no son satisfactorios, y necesitaríamos un precio de soja en U$S 260 la tonelada y en maíz por encima de U$S 150 la tonelada, no resulta imposible, pero habrá que remarla.

. – El precio del ternero está regalado, debería explotar a la suba, pero por el momento no está la demanda para que ocurra, somos muy optimistas con la ganadería. El cerdo en precios extraordinarios, el pollo recuperando rentabilidad. La leche, como siempre, se recupera después de la devaluación, pero puede quedar presa de menos rentabilidad si hay otro salto en la cotización del dólar.