En una entrevista a Infobae, Gisela Vallone contó que comenzó a los 20 años como movilera en Santa Fe. Esta noche será la moderadora “local”. Una carrera periodística desde el lugar de los hechos

Cuando tenía 15 años a Gisela Vallone le pasó algo, una electricidad interior, una especie de vértigo imperecedero que determinó su futuro. Fue cuando puso un pie, por primera vez, en un estudio de radio. Entró a esa caja despojada hasta de acústica donde había una mesa, algunas sillas, hacía un poco de calor y las voces se hacían cuerpo alrededor de los micrófonos.

Una Gisela adolescente, ya para entonces ferviente lectora, se sentó delante de un micrófono, miró la luz roja que anuncia el “aire” y leyó un cuento que había escrito en un taller literario. Nunca más se fue de allí.

El rayo de la vocación le dio de lleno a esta mujer que, en el otro extremo de la parábola que es su vida, aparece ahora, este domingo, en una especie de cima profesional. Esta noche, en Santa Fe, la ciudad donde nació hace 44 años, Vallone será la conexión local de los periodistas que van a moderar la primera exposición de los candidatos a Presidente de la Nación, 14 días antes de las elecciones.

“Todavía estoy tratando de digerir la repercusión que tuvo la posibilidad de ser moderadora, sin dudas es un antes y un después en mi carrera”, sonríe Vallone en la charla con Infobae, ansiosa y con el tiempo copado por la lectura del guión que deberá seguir durante el evento de esta noche en el salón Paraninfo de la Universidad Nacional del Litoral, no muy lejos de la casa donde nació y fue criada junto a cuatro hermanas por su mamá, secretaria de una escuela, y su papá, mecánico de autos.

Gisela viaja en el tiempo hacia atrás y vuelve a aquel estudio de radio y dice: “Desde ese momento supe que esa era mi vocación. Y me quedo corta: el periodismo es mi pasión”. Comenzó en el oficio antes de cumplir los 20. Su primer trabajo fue en LT9 y al año siguiente volvió al estudio donde había leído a los 15, el de la LT10 Radio Universidad. Pero esta vez entró para ser productora de un programa a la hora de la siesta.

La carrera de Vallone no se detuvo jamás, aunque en el camino tuvo tres hijos. Mientras era productora, empezó a coordinar las transmisiones de fútbol y los programas deportivos. Para ella, hincha de Unión nivel si no va a la cancha se pone de mal humor, el periodismo comenzaba a ser un lugar agradable y entonces casi al mismo tiempo sacó el pasaporte para ingresar a la “patria movilera”.

“Me subí al móvil y no me bajé más: encontré mi lugar en el mundo. Ser parte de la patria movilera me llena de orgullo y sin duda es la base de mi carrera. La gimnasia de contar la noticia en el lugar de los hechos, la adrenalina del vivo y el trabajo todo terreno que te da la calle fue uno de los pilares de mi carrera. Mi escuela fue la calle y mi aula, el móvil de la radio”, pronuncia con convicción.

Vallone se convirtió en Santa Fe en una de esas voces que se meten en el corazón de los oyentes. Una amiga invisible, una compañía incorporada a los auriculares de oficinistas, taxistas, personas solas. “Mientras todo eso pasaba nacieron Facu, Joa y Gonza, mis hijos, y cada embarazo fue compartido con entrevistados y oyentes”, se emociona y remarca el rol de Gastón, su esposo, como la figura clave para que la maternidad no impidiera su crecimiento profesional.

Esa línea en ascenso que es su desarrollo en el oficio del periodismo tuvo varios picos, pero el Debate Presidencial es una novedad distinta a todas las anteriores. Su nombre apareció durante las reuniones que mantuvieron los equipos de los seis candidatos a Presidente, donde se decidió, entre otras cuestiones, qué periodistas estarían en el escenario con ellos para ordenar los tiempos y hacer cumplir las reglas.

Así, Gisela se convirtió en la jugadora local, ante un sexteto de candidatos donde ninguno es de Santa Fe, como representante de su provincia y del lugar donde actualmente trabaja, en la TV Pública. “Es un desafío profesional muy grande aunque nuestro trabajo va a estar acotado. Nuestro rol va a ser moderar, no vamos a poder preguntar, sólo a distribuir el juego entre los candidatos”, aclara.

Tras 16 años de carrera como movilera, en el 2010 Vallone llegó la televisión, convocada para conducir el noticiero de las 20 de Telefe Santa Fe, “el canal más importante de la región”. Ya no fue solo su voz, desde ese momento su cara se convirtió en una imagen familiar para los santafesinos.

Su roce callejero, su trayectoria y lo inexplicable que tiene el comportamiento carismático la llevaron a Buenos Aires para trabajar en la televisión estatal. Desde abril de este año es acompañada por Damián Glanz en el noticiero de la mañana y desde junio conduce el programa “Abierto al público”.

La apuesta profesional la alejó de la cotidianidad del hogar y de sus tres hijos, ya grandes y autosuficientes. A Santa Fe vuelve cada fin de semana, donde conecta su cable a tierra. “Es ir a la cancha con mi viejo. Si Unión juega en el ’15 de abril’ no me van a encontrar en otro lado”, remarca, muy feliz por el reciente triunfo del “Tatengue” en el clásico contra Colón, y no duda cuando pronuncia los nombres de sus ídolos: “Diego Maradona, primero, y Leo Madelón, después. Son lo máximo”.

Desde que fue elegida para moderar el debate Vallone debe responder las inquietudes de sus vecinos en la verdulería, el almacén o la farmacia de su barrio en Santa Fe, y también en los grupos de WhatsApp de padres de los colegios de sus hijos.

“Me empezaron a felicitar, algunos te dicen, ‘preguntale tal cosa’, ‘fijate por qué hace tal otra’. Por supuesto que las preguntas siempre están dirigidas a Macri o a Fernández, que son los más importantes. Y te dicen ‘¿y qué vas a preguntar?’, ‘¿estás preparada? ¿sabés de política?’”, ríe Vallone, y cuenta que en Santa Fe hay mucha expectativa por el debate.

Sobre la primera “contienda” dialéctica entre los candidatos, Gisela cree que “puede ser una herramienta para aquellos que están indecisos o que están buscando otra alternativa. Los temas son muy acotados, no va a haber preguntas, no va a haber posibilidad de intercambio entre ellos, de que se crucen, de que haya interpelación entre unos y otros, cada uno va a tener su tiempo, su momento y creo que eso también ayuda a que podamos comparar”.

Como a casi todos, a la periodista en el tema que más le interesa escuchar a los candidatos esta noche es en Economía y finanzas: “Creo que es el tema más esperado, uno de los más importantes. Por lo que significa hoy en día, porque la gente obviamente está preocupada por el tema económico, y me parece que va a ser el tema más atractivo incluso en Santa Fe”.

Vallone ha gastado muchos zapatos recorriendo su provincia en el móvil de la Radio Universidad. Los años pasaron y el premio (por ahora) mayor de su carrera será estar en un debate histórico. Ella sabe que lo que digan los hombres con pretensiones de manejar el país quedará para siempre como pieza de consulta.

Cubrió la inundación de Santa Fe en el 2003, transmitió dos asaltos en vivo desde el móvil, cubrió todas las elecciones, desde las de 19999 hasta 2017 y ahora llegó el Debate. Pero el hito que para ella es un mojón sentimental es la conducción del recital de Los Palmeras en el Obelisco.

“Lo de Los Palmeras fue lo máximo”, dice, y aclara, entre risas: “Hasta que me convocaron para el debate, aunque una cosa no quita la otra. La energía de ellos arriba del escenario es increíble: cuando me llamaron para estar en el Obelisco fue tocar el cielo con las manos”.

No es chiste. Vallone es fanática de la mítica banda de cumbia santafesina, al punto que tiene todo ese show completo en su teléfono. “Y todas las mañanas antes del noti de las 8 en la TV pública se canta y se baila con Los Palmeras. Mis compañeros se aprendieron las letras de memoria”, revela, orgullosa de inocular el virus del ritmo del Paraná en sus colegas porteños.

Gisela repasa los 27 años de su carrera. Los ve pasar como un rayo, el mismo que la electrificó cuando entró por primera vez a la radio. “Lo más valioso es la experiencia, el reconocimiento y los amigos que se fueron sumando. A partir del 13 de octubre voy a incorporar al CV ‘Moderadora del primer debate presidencial por ley’, un privilegio de pocos”, se emociona.

¿Y si tuviera que elegir entre hacerle la última entrevista de Macri como Presidente, la primera del próximo mandatario o una charla a solas con Maradona y Madelón?

Vallone ríe ante la pregunta. La respuesta sale disparada de su boca: “La tercera. No lo dudo. Maradona es el fútbol y Unión es Madelón”.