El acusado es un hombre de 35 años, a quien también se le atribuyeron los delitos de desobediencia a mandato judicial y lesiones dolosas. Una de las menores abusadas es la hija biológica del acusado. La fiscal que investigó los hechos es Alejandra Del Río Ayala, quien solicitará una pena de 27 años de prisión.

Un hombre de 35 años cuyas iniciales son CAZ será juzgado a partir del miércoles como autor de delitos contra la integridad sexual de tres niñas menores de edad, cometidos entre los años 2014 y 2017 en la localidad de Bernardo de Irigoyen (Departamento San Jerónimo). Será en un juicio oral que se desarrollará en los tribunales de la ciudad de Santa Fe, en el que los fiscales Alejandra Del Río Ayala y Matías Broggi solicitarán 27 años de prisión para el acusado. El tribunal pluripersonal que tendrá a su cargo la dirección del debate estará integrado por los jueces Luis Octavio Silva (presidente), Sergio Carraro y Gustavo Urdiales.

Al acusado se le atribuyó la autoría de los delitos de abuso sexual gravemente ultrajante calificado, en concurso ideal con corrupción de menores agravada (en perjuicio de tres niñas menores de edad), desobediencia a mandato judicial y lesiones leves dolosas.

Abusos

Los ilícitos que se investigaron sucedieron entre los años 2014 y 2017. “Se acusó a CAZ de haber abusado de tres niñas menores de edad, una de ellas su propia hija biológica”, explicó la fiscal Del Río Ayala y añadió que “las otras dos niñas que fueron víctimas de los abusos son amigas de la hija del acusado”.

Por su parte, el fiscal Matías Broggi expresó que “en el caso de la hija de CAZ, los abusos fueron cometidos en reiteradas oportunidades cuando la niña visitaba su domicilio. En lo que respecta a las otras dos menores, el acusado con frecuencia las pasaba a buscar por sus respectivos domicilios con la excusa de que fueran a jugar con su hija, situación que aprovechaba para abusar de ellas”.

Lee también Vera: Beto Díaz fue condenado a 19 años de prisión por abusos sexuales

Los fiscales pertenecientes a la Unidad Fiscal Especial de Violencia de Género, Familiar y Sexual (Gefas) destacaron que “en los tres casos se trata de niñas pequeñas, que tienen una diferencia de edad considerable con el acusado. Estos hechos, sumados a la modalidad y duración en el tiempo, son perfectamente idóneos para adelantar el desarrollo normal, libre y progresivo de la sexualidad de las menores”. En este sentido, la fiscal Del Río Ayala agregó que “en el caso de su propia hija biológica, la situación que agrava el delito es el vínculo familiar que tienen víctima y acusado”.

Lesiones y desobediencia

Además de los abusos perpetrados en perjuicio de tres niñas, a CAZ se le atribuyó la autoría del delito de desobediencia a mandato judicial. “La mamá de la hija del acusado realizó una denuncia por los abusos perpetrados a su hija, motivo por el cual el 22 de junio de 2016 se dispuso una medida de distancia la cual prohibía a CAZ acercarse a 100 metros o menos de su expareja y de su hija”, explicó el fiscal Broggi. “No obstante el acusado violó esta medida de distancia el 5 de noviembre de 2017 cuando se acercó a su hija en la calle y le manifestó que quería volver a verla”, agregó.

En lo que respecta a las lesiones por las cuales se acusa a CAZ, la fiscal Del Río Ayala sostuvo que “en su lugar de trabajo, el acusado atacó a uno de sus compañeros con un cuchillo luego de una discusión que mantuvieron y aprovechando un momento en que la víctima estaba descansando. Esto sucedió el 16 de noviembre de 2017”.

Agenda

De acuerdo a lo informado por la Oficina de Gestión Judicial (OGJ), el miércoles a partir de las 7:45 se realizarán los alegatos de apertura de las partes. Luego comenzarán las declaraciones testimoniales, las cuales continuarán el jueves desde las 7:45. Por su parte, el viernes 18 serán los alegatos de clausura a las 9 de la mañana. La sentencia, en tanto, será leída el martes 22 de octubre a las 11.