La exvicegobernadora santafesina María Eugenia Bielsa suena con fuerza en estos días como posible ministra de Vivienda en un eventual gobierno de Alberto Fernández, en caso de que el Frente de Todos gane las elecciones presidenciales.

En ese sentido, Bielsa habló sobre su posible rol al frente de ese ministerio y también se refirió a los hechos de corrupción en los que se vio envuelta la organización Madres de Plaza de Mayo: “Fue un error ponerlas en un emprendimiento de construcción de viviendas. Se terminó mancillando el nombre de las madres”, señaló.

Lee también María Eugenia Bielsa sumada a la campaña de Alberto Fernández

En una entrevista otorgada al programa Viale 910, de radio la Red, Bielsa negó que esté confirmado que será la futura ministra de Vivienda de Fernández. “No es algo que hayamos hablado. Por lo menos a mí (Fernández) no me lo dijo”, señaló.

De todas formas, en la charla con los periodistas, Bielsa se refirió al tema de la construcción de viviendas, y habló de la corrupción que a veces se vincula con este rubro. “El que dice que no va a haber un hecho de corrupción en el Gobierno, o en una cartera, en realidad está mintiendo, porque cuando uno maneja cantidad de personas puede no saberlo. El tema es qué se hace con la corrupción. Es inaceptable que exista corrupción”.

A continuación, Bielsa, que participó junto al candidato a presidente del Frente de Todos en el evento Foro de ciudades en Rosario, expresó a los periodistas del programa: “Ustedes conocen mi forma de pensar y siempre dije lo que pensaba. No puede haber un solo peso de los argentinos que no vaya donde debe ir, y la responsabilidad es ver qué hacemos con la corrupción”.

Al ser consultada sobre los presuntos casos de corrupción que existieron durante el Gobierno kirchnerista -los casos de Milagro Sala y especialmente Sueños compartidos, donde participaron las Madres de Plaza de Mayo-, Bielsa aseguró: “Fue un error poner a las Madres de Plaza de Mayo, que son una suerte de emblema, en un emprendimiento de construcción de viviendas. Es muy difícil ese proceso, que, en manos de un vivo, terminó mancillando, lastimando el nombre de las Madres”.

Cuando se le preguntó si con esa participación en el rubro construcción “se terminaron manchando los pañuelos”, Bielsa respondió: “Sí, de alguna manera se lastimó algo que no deberíamos haber lastimado. En el momento en que se les adjudicó esta posibilidad a las Madres, yo lo pensé, como arquitecta, porque no es fácil controlar una obra, y cómo funcionan los mecanismos del Estado, y ese no era el rol de las Madres o de las Abuelas, de ninguna manera”.

Fuente: La Nación