El Ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, calificó de “constructiva” la reunión que mantuvo en Washington con el FMI y el Banco Mundial. “Venimos a representar a la Argentina independientemente del proceso electoral para, una vez superada la votación, seguir con el programa con el Fondo”, expresó, durante una videoconferencia con el 55° Coloquio de IDEA.

 

“El objetivo es desahogar los vencimientos del próximo período y, con un perfil más desahogado, restablecer el equilibrio en el mercado financiero y de cambios, y entonces las medidas que nos vimos obligados a tomar se verán obsoletas”, explicó el funcionario.

Por otra parte, Lacunza aseguró que el país tiene un “problema de liquidez, no de solvencia” y se mostró confiado en que después de las elecciones se podrá avanzar con la renegociación de deuda, siempre que se mantenga la disciplina fiscal. “El tipo de cambio actual es superior al de equilibrio, fue irracional lo que se disparó después de las PASO, y las medidas que tomamos tienden a estabilizar el mercado de cambio pensando en los más vulnerables, sabiendo que son medidas de carácter transitorio”, señaló.

En este sentido, ponderó la responsabilidad del Gobierno y la oposición para no agravar más la situación económica. “Las proyecciones económicas que se hacían después de las PASO era apocalípticas y la prudencia de las fuerzas políticas no pusieron en riesgo la estabilidad. Se puede disputar una elección pero no generar más problemas”, remarcó.

“Superada la coyuntura electoral, si el oficialismo es reelecto las dudas se disiparán, y si el voto no nos acompaña habrá que encarar un proceso de renegociación de la deuda“, sostuvo el funcionario. “Las condiciones van a depender críticamente del sendero de consistencia fiscal que pueda mostrar la Argentina hacia adelante”, agregó.