Porque este San Lorenzo en principio, se armó para pelerale mano a mano el campeonato a los poderosos, pero algunas actuaciones no muy afortunadas lo mantienen como un equipo endeble.

De los últimos cuatro encuentros en el campeonato, los de Pizzi ganaron uno y cayeron en tres. No llegan de la mejor manera ni en lo futbolístico, ni en lo anímico, tratando de encontrar nuevamente el camino de la regularidad.

Por eso, no será un clásico más…

Le va a marcar al ciclón si este equipo posee carácter y estirpe para luchar por la corona, o si será un campeonato de transición que solo servirá para moldear un once qie a futuro pueda tener aspiraciones.

Es “EL” partido para todo este grupo de jugadores que viene siendo bastante criticado.

Habrá que dejar atrás la dura derrota ante los santiagueños y enfocarse en el domingo. Pizzi lo sabe y por eso mete mano en el once inicial con 6 variantes a diferencia de ese 4 a 1 fatal ante Central Córdoba.

En defensa jugaría Peruzzi ante la lesión del juvenil Herrera. Y vuelve Coloccini por la expulsión de Ferrari, sumando experiencia que en estos partidos siempre hacen falta.

En el medio va con Mauro Pittón en lugar de Menossi y arriba estará la apuesta más fuerte del entrenador, colocando a Cerutti y a Fértoli como extremos, dos jugadores que no venían teniendo demasiados minutos.

Pero al margen de los cambios, San Lorenzo debe mejorar… tiene que encontrar ese rumbo que lo lleve a ser un equipo peligroso y difícil… con tenencia y gol, que supo ser en los primeros partidos de este campeonato.