Rosario Central cae por 1 a 0 ante Vélez Sarsfield en el Gigante de Arroyito, por la décima fecha de la Superliga de primera división. El único gol de la tarde lo marcó Leandro Fernández a los 35 minutos del segundo tiempo.

En el primer tiempo, Vélez se mostró muy peligroso sobre todo para la contra, por lo que el Canalla decidió jugar con cautela, atacando tímidamente apoyado en Rius por al derecha y los envíos frontales hacia Riaño, que pivoteaba e iba a buscar.

Hasta los 15 minutos no pasó nada. Pero sobre el cuarto de hora, el Fortín empezó a insinuarse como el más peligroso de los dos: la primera llegada fue para Janson, que pateó pero lo cerró Novaretti; y a los 20’, Ledesma fue exigido con un disparo cruzado que atrapó sin rebote Ledesma.

Recién a los 23′ Central se sacó la modorra con Rius, que le ganó el mano a mano a Domínguez, hizo una buena diagonal hacia adentro pero pateó por arriba.

A los 25’, quedó clara la diferencia de velocidad de ambos conjuntos: en el área de Vélez, Gamba giró pero se la pellizcaron cuando iba a meter un pase al medio; y de contra Vélez, a mil por hora y tras una buena triangulación, casi marca a través de Domínguez, que no pudo vulnerar al 1 local.

Quizás la más clara del primer tiempo para Central sucedió a los 28′: Riaño aguantó la marca, pivoteó el balón para Gil y el Colo casi concreta con un remate cruzado que tapó bien Alexander Domínguez. Pero nueve minutos más tarde contestó el Fortín: Cufré probó al arco en un tiro libre y Ledesma la mandó el córner con una mano.

En ese primer acto Rosario Central lució muy contenido y se vio superado en el retroceso por la velocidad y desfachatez de los pibes velezanos, que se engolosinaron con un toque de más. Vélez dejó la impresión de ser más rápido y peligroso, aunque no logró plasmarlo en el marcador. Los canallas tuvieron el circuito de juego cortado y sólo dependieron de alguna jugada personal.

En el inicio del segundo tiempo, se vio lo mejor del Canalla. Se adelantó, presionó alto y atacó sobre todo por el costado izquierdo, donde se destacó la presencia ofensiva de Emanuel Brítez. De hecho, al propio defensor le cometieron un penal que Penel obvió a los 9’.