Uno de los temas que se trataron originó cruces entre Macri y Fernández en relación a los empresarios “amigos” del Presidente y las causas judiciales de su padre. Empresarios y sindicalistas fueron los apuntados por los candidatos.

José Luis Espert, candidato presidencial del Frente Despertar, criticó duramente a empresarios, políticos y sindicalistas. Apuntó directo a los gremios: “Los sindicalistas son corruptos, delincuentes y algunos asesinos. Así terminamos con sindicalistas ricos y trabajadores pobres. Tenemos que eliminar las indemnizaciones y reemplazarla con un subsidio por desempleo”.

En el caso de Fernández aseguró que el gobierno actual “uberizó” la economía argentina. “El empleador se quita obligaciones y el que trabaja pierde derechos. Además, remcarcó: “La Argentina tiene la tasa de desempleo más alta de los últimos 13 años. Tiene sentido, tenemos un Presidente que no se preocupa mucho por el empleo”.

Los cruces en el segundo tema

El eje fue tomando temperatura cuando los candidatos comenzaron a recordar causas de corrupción. Espert fue el primero en atacar: “Una pregunta, Fernández, ¿usted no vio nada o fue cómplice de la asociación ilícita del kirchnerismo?”. A lo que el candidato respondió: “Puedo darle clases de decencia, Espert”.

Luego Fernández atacó a Macri que había recordado los sobreprecios en las obras durante el kirchnerismo. “Usted nos contó cuando su padre murió que era responsable. A mí no me va a correr Presidente”. Acto seguido, Macri le respondió: “Es muy de mal gusto hablar de alguien que ya no está”.

“Es difícil creer que usted no vio nada. Lo vio Roberto Lavagna desde la otra calle [el Ministerio de Economía está en frente de casa Rosada] y usted en la oficina de al lado no”, le dijo Macri a Fernández.