El Instituto Nacional de Estadísticas y Censo (Indec) dio a conocer este lunes los resultados finales de la cuarta Encuesta Nacional de Factores de Riesgo (ENFR), que reveló que el exceso de peso aumentó del 49% a 61,6% entre 2005 y 2018 mientras que la prevalencia del consumo de tabaco cayó en el mismo período del 29,7% al 22,2%.

El estudio 2018 se llevó a cabo entre septiembre y diciembre del año pasado y tomó como muestra los datos de 49.170 viviendas ubicadas en localidades urbanas de 5.000 habitantes y más de las 24 jurisdicciones del país.

De acuerdo a los resultados de la investigación, el exceso de peso que incluye el sobrepeso y la obesidad se incrementó de modo continuo a lo largo de las cuatro ediciones que tuvo esta encuesta. En 2005 era del 49%; en 2009, 53,4%; en 2013, 57,9%; y, en 2018, 61,6%.

La obesidad aumentó casi un 75% entre 2005 y 2018 y, según las mediciones el sobrepeso y la obesidad fueron mayores en los varones (68,5%) que en las mujeres (55%).

“La información rigurosa obtenida a través de esta encuesta realizada junto al Indec constituye un aporte para la definición de políticas públicas tendientes a frenar el impacto negativo de los determinantes de la salud en la población argentina”, indicó el secretario de Salud, Adolfo Rubinstein a través de un comunicado de prensa.

Asimismo, el estudio dejó en evidencia que también hay más personas que padecen diabetes o glucemia elevada por sobrepeso u obesidad, cifra que pasó del 9,8%, en 2013 al 12,7% en 2018.

Los índices de colesterol elevado por exceso de peso se mantuvieron estables en el 29% y, el 45% de los encuestados aseguró estar recibiendo algún tipo de tratamiento.

Con respecto a la hipertensión arterial por exceso de peso, también continúa en un valor constante del 34%, desde la primera encuesta.

Cabe destacar que el 46% de los encuestados informaron tener hipertensión arterial, diabetes y colesterol.

Al respecto, la directora nacional de Promoción de la Salud y Control de Enfermedades No Transmisibles, Verónica Schoj, contó que se está “implementando un plan nacional de hipertensión arterial para mejorar el diagnóstico y tratamiento de esta condición silenciosa que representa una de las principales causas de muerte en nuestro país”.

Más peso, menos tabaco

Según explica el comunicado, el 13% de las muertes que se producen en el país (44.000 personas) tienen que ver con enfermedades relacionadas al hábito de fumar.

Desde la primera encuesta hasta la cuarta se manifestó un constante descenso del consumo de tabaco en adultos. En 2005 fue del 29,7%; en 2009, 27,1%; en 2013, 25,1%; y, en 2018, 22,2%.

Además, un dato curioso es que el 10,3% de los fumadores prefiere armar sus propios cigarrillos, y el 97,2% restante, fuma cigarrillos manufacturados en paquete.

Por su parte, el consumo de cigarrillo electrónico en adultos es muy bajo: 1,1%.

El informe señala que “los efectos de esta epidemia”, además de impactar en la salud de las personas, “representan un alto costo para la economía personal, familiar y nacional” y cita como ejemplo que en 2013, “el país gastó más de 33.000 millones de pesos en atender enfermedades producidas por el consumo de tabaco”, el 7,5% del gasto total en salud de ese año.

Consumo de alcohol

En referencia al alcohol, la Argentina y Uruguay encabezan el ranking del total consumido en la región.

En nuestro país, se registran datos de consumo de 14,6 litros de alcohol per cápita, con un promedio diario de 31,5 gramos, con proyecciones en aumento para 2025.

El consumo ocasional excesivo de alcohol, que va de 5 tragos o más en una misma oportunidad, en un periodo de 30 días, aumentó un 13,3% a nivel nacional en 2018, mientras que en 2009 era 8,9%.

Hábitos saludables

El informe también contó con buenas noticias. Respecto a prácticas preventivas de cáncer de mama y de cuello de útero, el 66,0% de las argentinas de entre 50 y 70 años se realizó una mamografía en los últimos dos años, y el 70,3% de las mujeres de 25 a 65 años se realizó un Papanicolaou en este periodo de tiempo.

Por otro lado, la ENFR reveló que el 6% de la población consume cinco porciones de frutas o verduras por día. Pese a que el 50% cree que come la cantidad adecuada.

Un dato no tan bueno, dio a conocer que el 16,4% de la población agrega sal en sus comidas después de la cocción o al sentarse a la mesa. Aunque este valor no sufrió cambios respecto de la 3° encuesta, y casi 7 de cada 10 personas usan sal durante la cocción de los alimentos.