Se trata de Romina, una de las mejores amigas de Julio. Inés Massino, madre del joven asesinado, pidió por redes que lo devuelvan ya que tiene muchas fotos y recuerdos de su hijo en el dispositivo móvil.

 

El miércoles por la tarde, una joven tomó un remis en inmediaciones al Teatro Municipal y se dirigió al Colegio Adoratrices. Cuando bajó se percató que se había olvidado su celular en el automóvil.

La joven se comunicó con Inés Massino, la madre de Julio Cabal, el comerciante asesinado el pasado 17 de septiembre. Es que Romina era una de sus mejores amigas y en su celular atesoraba fotos y recuerdos de Julio.

“Está desbordada, mi cielo. Ella es quien lo había sacado de una ‘depre’ en la que estaba desde hacía un año y acompañando este proceso en el que estaba de acomodar su vida” dijo Inés a LT10.

 

Según datos que se obtuvieron mediante el rastreo, la última ubicación del dispositivo fue en Aristóbulo del Valle y Salta, en Santo Tomé. Luego, la señal desapareció.

Romina e Inés piden que lo devuelvan ya que es muy importante para ellas.