Juan Gudiño es miembro de Cruz Roja Santa Fe. Ayer jueves por la tarde, luego de brindar una capacitación en el hospital Orlando Alassia de nuestra ciudad, cuando transitaba junto a sus compañeros por la zona céntrica sintió que una mujer pedía auxilio.

 

En principio pensó que se trataba de un asalto, pero inmediatamente vio que se trataba de una mamá que con su hija de dos años en brazos necesitaba ayuda.

Al darse cuenta de la situación, Juan bajó de la camioneta para socorrerla. El hecho ocurrió en Av. Rivadavia y Mendoza, en pleno centro santafesino.

“Veníamos por calle Mendoza aproximándonos a 25 de mayo cuando escuchamos el grito de una señora. Pensamos que le estaban robando. Cuando miramos bien, observamos que era una mujer que llevaba a su hija de dos años en brazos que estaba desvanecida“, relató Juan.

Como él iba en la parte de atrás de la camioneta fue el primero que la socorrió. “Salgo volando al encuentro de las dos. La mujer se dio cuenta que yo era de Cruz Roja por mi vestimenta, me da la nena, verifico que estaba inconsciente y que no estaba respirando“, continuó.

En ese momento, la mamá le dice que la nena había convulsionado y se había ahogado. “Comencé a realizarle la maniobra de Heimlich, al menos 6 veces, hasta que logré que expulsara lo que la había ahogado. Mi compañero ya estaba conmigo y comprobó que respiraba, se desvaneció pero siguió respirando, y luego se recuperó rápidamente”, detalló el voluntario.

Además, indicó que se acercó personal policial y una ambulancia minutos después.

Gudiño remarcó que “cualquier persona puede prestar primeros auxilios” y recomendó que aquellas personas que no saben realizarlos se acerquen a cualquier centro de salud para recibir la capacitación.

También agradeció a sus compañeros José Alcántara y Cristian Pantaleone, quienes colaboraron con la maniobra para salvar a la nena.