La medida afecta a toda la provincia. Es por el atraso en los pagos de los traslados durante seis meses.

Los transportistas que llevan adelante los traslados de personas con discapacidad en la provincia de Santa Fe decidieron a partir de ayer cortar los servicios. Esto debido al atraso de seis meses en el pago de las prestaciones. Y dejaron sin los mismos a unos 3.000 usuarios en toda la provincia.

Las protestas, paros, movilizaciones, gestiones ante las autoridades de la Agencia Nacional de Discapacidad y de la provincia a lo largo de los últimos dos años no fueron suficientes para dar respuesta a los pacientes quienes han visto recortadas las prestaciones.

Los afectados son los incluidos en el Plan Incluir Salud, que depende de la Agencia Nacional de Discapacidad que dirige la vicepresidenta de la Nación, Gabriel Michetti.

Los pacientes del Incluir Salud, las tres mil personas que no tienen ninguna cobertura social y se atienden a través de ese programa, fueron transferidas a las provincias. Esto lo hizo Nación a partir de enero pasado. Si bien, a la hora de delegar el servicio a Santa Fe, el gobierno federal se comprometió a la transferencia de los fondos, nada de eso sucedió.

El titular del la Asociación de Transportistas para Personas con Discapacidad (Atraes), Pablo Bolego, expresó su desazón por la media. Señaló que “hace mucho tiempo que venimos reclamando por esta situación. Finalmente llegó el día, hemos tenido que suspender el servicio para personas con discapacidad que están en el Plan Incluir Salud”, explica para La Capital.

El titular de Atraes recordó que la semana próxima habrá una movilización -similar a la realizada en el Monumento a la Bandera en septiembre pasado. Será con el objetivo de visibilizar la situación del sector ante la ciudadanía y el perjuicio que se ocasiona.