Suzy sufrió un ataque de pánico por el que perdió la vista en ambos ojos. Ahora, su dueña busca concientizar sobre el uso de fuegos artificiales y su efecto en los animales.

La triste historia de Suzy recorrió el mundo y llegó al corazón de miles de personas gracias a la campaña que comenzó su dueña para prohibir el uso de la pirotecnia. La perra, mezcla de Labrador, quedó completamente ciega tras sufrir un ataque de pánico luego de un show de fuegos artificiales.

El hecho ocurrió hace cuatro años, la noche de Guy Fawkes, el 4 de noviembre, fecha en la que en Reino Unido se celebra con fuegos artificiales en honor a la conspiración de la pólvora, -un intento fallido de acabar con el rey Jacobo I, su familia y la mayor parte de la aristocracia-.

Estábamos sentados viendo la televisión cuando alguien empezó a lanzar fuegos artificiales”, recordó Margaret Adams, dueña de Suzy. Automáticamente, la perra comenzó a “subirse por las paredes” y a “esconderse en rincones oscuros”.

Ella siempre se estresa cuando empieza a escucharlos, por eso no noté nada hasta el día siguiente, cuando sus ojos parecían diferentes“, indicó Margaret, que llevó a Suzy al veterinario, donde tuvieron que practicarle una intervención tras detectar que tenía glaucoma en ambos ojos.

A partir de este incidente, Adams a sus 85 años decidió iniciar una campaña de lucha para prohibir la utilización de fuegos artificiales. La dueña de Suzy solicitó que se revisen las normas sobre el uso de fuegos artificiales.

Cuatro años después de lo ocurrido, Suzy todavía sufre las secuelas del ataque. “No puedo calmarla. Tengo una camiseta antiansiedad para ella y suplementos del veterinario para tratar de mantenerla tranquila“, ha asegurado Adams a la radio local West FM.

No quiero privar a otras personas de lo que les gusta hacer, pero desearía que lo hicieran dentro de un espacio de tiempo para que podamos estar preparados y los perros no se asusten. O cualquier persona, no solo los animales“, añadió la dueña de Suzy.