Santa Fe, lunes 9 de diciembre de 2019

Imputaron al ex futbolista de Newell’s Mauro Matos por la muerte del motociclista

Este martes a las 14, en la sala 10 del Centro de Justicia Penal de Rosario, se presentó junto a su abogado el ex futbolista de Newell’s, Mauro Mato, quien es sometido a juicio oral de la Fiscalía Regional de la Segunda Circunscripción. Ya estaba imputado por el delito de homicidio culposo agravado, por el hecho ocurrido el 8 de agosto de 2016, en el que falleció un motociclista en la avenida Jorge Newbery. El tribunal está a cargo del juez de Primera Instancia, Rafael Coria.

El fiscal Walter Jurado, de la Unidad de Homicidios Culposos, le atribuyó a Mauro Matos el delito de homicidio culposo agravado por la conducción de vehículo automotor, solicitando la pena de 3 años de prisión condicional y 10 años de inhabilitación para conducir.

Mauro Matos llegando al juicio oral en su contra este martes. (Alan Monzón/Rosario3)

Se imputó al delantero, que actualmente juega en Barracas Central, el hecho ocurrido el 8 de agosto de 2016 aproximadamente a las 13.30, en avenida Jorge Newbery en sentido oeste-este al 7700.

Matos iba conduciendo su camioneta Toyota Hilux, se detuvo en la banquina derecha para luego girar a la izquierda con el fin de ingresar a calle Los Alerces, cuando al realizar dicha acción se interpuso en la línea de marcha de la motocicleta Honda CBX 250 conducida por Federico Iván Burgos embistiendo la misma con el costado derecho de la camioneta.

El motociclista falleció en el lugar, producto de las lesiones ocasionadas por el choque.

Tras escuchar a las partes, la resolución del juez Rafael Coria sería a mediados de la semana próxima. El jugador es defendido por los abogados Carlos Ferraro y Fabián Alméndola, del estudio del mediático Fernando Burlando.

Matos estuvo próximo a firmar un juicio abreviado, pero finalmente no se concretó. Así, el fiscal Walter Jurado avanzó con la acusación.

Cuando se produjo el hecho, Matos estaba recién llegado al plantel de Newell’s, del que se fue seis meses después sin pena ni gloria.