De acuerdo a las estadísticas de la Dirección Nacional de Migraciones, en 2018 se registraron un total de 7.185.622 movimientos migratorios.

El Gobierno está “atento” al impacto de la crisis institucional de Bolivia en lo que se refiere al tránsito migratorio hacia la Argentina, aunque remarcó que por el momento no se reportó “ningún inconveniente” en los pasos fronterizos entre ambos países y el flujo es “normal”.

“Estamos atentos, pero hasta ahora no reportamos ningún inconveniente”, manifestó el director nacional de Migraciones, Horacio García.

A lo largo de los 773 kilómetros que comparten Argentina y Bolivia, hay cinco pasos fronterizos: Aguas Blancas-Bermejo, El Condado-La Mamora, Puerto Chalanas-Bermejo y Salvador Mazza- Yacuiba, en Salta; y el de La Quiaca-Villazón, en Jujuy.

De acuerdo a las estadísticas de la Dirección Nacional de Migraciones (DNM), en 2018 se registraron un total de 7.185.622 movimientos migratorios en esos puestos fronterizos, es decir ingreso y egreso de personas.

Al respecto, el subsecretario de Control y Vigilancia de Fronteras, Matías Lobos, precisó que “básicamente lo que está pasando del lado boliviano son cortes de ruta desde las últimas semanas. Está limitado el ingreso de vehículos a Bolivia, porque los cortes están a poquito de entrar al territorio boliviano, aunque se levantan por un período muy corto”.

“El tránsito peatonal está normal. Hasta el momento no hay registros de flujo migratorio anormal, no hay bolivianos que quieran salir masivamente del país” para ingresar a la Argentina, explicó el funcionario del Ministerio de Seguridad.

Y añadió: “Estamos con los controles y operativos habituales, hasta el momento no hubo ningún movimiento migratorio especial. De todos modos, estamos en permanente comunicación con Migraciones para estar alertas a cualquier cambio en la situación”.

Los cinco pasos fronterizos hacia Bolivia son custodiados por la Gendarmería Nacional. (NA)