Lograron crear un fragmento de piel humana del tamaño de una uña de un pulgar, en menos de un minuto. Esta piel in vitro se hace con una impresora especial que une capas de dermis con precisión.

Está formada por células de piel de donantes y colágeno. La piel in vitro tiene las mismas propiedades biológicas y químicas que la piel humana. El logro es mérito de un grupo de científicos en Singapur.

Durante dos semanas, el resultado se incuba, mientras que las células de la piel se adhieren, multiplican y se vuelven más opacas, convirtiéndose en una membrana blanquecina.

“Podemos ver que la industria está avanzando hacia las pruebas sin animales. Así que realmente queremos ofrecer una solución para pruebas en la piel sin utilizar animales”, explica John Koh, quien colaboró en el avance en conjunto con la Universidad Tecnológica Nanyang de Singapur.

Producción de piel humana y poros in vitro

La piel in vitro se puede utilizar para investigar la toxicidad o el nivel de irritación de una sustancia y permite evaluar los ingredientes activos que penetran en la dermis como cosméticos.

“Más de 100 millones de animales mueren cada año víctimas de experimentos y vivisección; los principales sectores donde son utilizados son las industrias militar y cosmética, la ciencia e incluso en prácticas docentes”, afirma la organización iberoamericana Anima Naturalis. La mayor parte de especies utilizadas para la experimentación son ratones, peces, aves, ratas y conejos.