“Vamos a establecer el toque de queda en tres localidades, en Bosa, Kennedy y Ciudad Bolívar, a partir de las ocho de la noche”, anunció el alcalde de Bogotá.

El alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, decretó el toque de queda en tres sectores populares de la capital colombiana luego de disturbios y saqueos, un día después de masivas marchas contra el presidente Iván Duque que dejaron tres muertos y cientos de heridos.

“Vamos a establecer el toque de queda en tres localidades, en Bosa, Kennedy y Ciudad Bolívar, a partir de las ocho de la noche”, anunció el dirigente.

Aunque durante este viernes las autoridades dieron un reporte de tranquilidad en todo el país, en el sur de Bogatá estallaron enfrentamientos entre manifestantes y policías.

También hubo saqueos y robos que los mandatarios atribuyeron a “actividades criminales” sin vincularlos directamente con las protestas del jueves.

En relación al orden en las calles, Peñalosa destacó que hay “cerca de 20 mil uniformados” entre policías y militares que buscan mantener el orden público.

“De ninguna manera vamos a dejar que esta minoría ínfima de delincuentes destruya nuestra ciudad”, agregó.

Por su parte, el presidente Iván Duque indicó en su cuenta de Twitter que se comunicó por teleconferencia con Peñalosa para hacer una “evaluación y seguimiento a recientes alteraciones de orden público”.

A pesar de las nuevas movilizaciones en el día viernes, los promotores del paro se deslindaron desde temprano de esta nueva convocatoria. “El paro terminó (…), hoy tiene que volver a la normalidad”, dijo Julio Roberto Gómez, presidente de la Confederación General del Trabajo.

Con un diverso abanico de reclamos y exigencias contra las políticas económicas, sociales y de seguridad, cientos de miles de personas protestaron el jueves en las calles.

Las protestas dejaron un saldo oficial de tres muertos, 122 civiles con heridas leves y 151 miembros de la fuerza pública lesionados.