Imagen ilustrativa

Sucedió en la tarde del domingo en el noroeste de la ciudad de Santa Fe.

La sangrienta escena con la que se encontraron los agentes policiales cuando ingresaron al domicilio de Arzeno al 7300 incluía cuerpos muertos, sangre y balas. Al momento de arribar al lugar, dos personas yacían muertas sobre el piso.

Fueron identificadas como María Soledad Ingui y Antonio Fernández (16 años).

Además de las personas fallecidas, se trasladaron a tres más a hospitales de la ciudad de Santa Fe, una de ellas muy grave.

Ésta última falleció unas horas más tarde en el hospital. Se trata de Omar Amarilla.

Las primeras hipótesis

Los investigadores pudieron reconstruir cómo se habría dado el terrible episodio. Según trascendió, uno de los ocupantes y residentes de la casa, sacó un arma de fuego y disparó a matar al resto de los presentes.

Luego, salió de la vivienda y escapó. Según fuentes policiales, el asesino ya se encuentra identificado por lo que es intensamente buscado por los investigadores de la PDI.