La solicitud de la Fiscalía es por abuso sexual con acceso carnal y privación ilegítima de la libertad. La víctima tiene 43 años.

 


La Fiscalía solicitó 18 años de prisión por abuso sexual con acceso carnal y privación ilegítima de la libertad para un hombre que mantuvo más de dos décadas cautiva a su pareja, de 43 años. Lo hizo dentro de una casa de barrio Cura de donde la víctima logró escapar en mayo pasado. El acusado seguirá en prisión preventiva efectiva hasta la realización del juicio oral y público, según la resolución de un juez de primera instancia.

La causa

El proceso judicial sobre un caso que a principios de mayo conmocionó primero a los vecinos de Santiago al 3500, luego a la ciudad y, de inmediato, generó repercusión nacional, entró en una etapa de definición. Esto después de que ayer se realizara la audiencia preliminar con la requisitoria de elevación a juicio y el pedido de condena al principal acusado.

Leer más: Mantuvo cautiva a su pareja cerca de 20 años en Rosario

Durante el trámite, presidido por el juez Juan Andrés Donnola, la fiscal Luciana Valarella exhibió las pruebas que acumuló durante la investigación. Y solicitó una pena de 18 años de cárcel para Oscar R., de 57 años, bajo los delitos de privación ilegítima de la libertad y abuso sexual con acceso carnal. Esto en un claro caso de sometimiento y opresión en contexto de violencia de género hacia su ex mujer.

Acusaciones

Está acusado de mantenerla aislada, golpearla y violarla durante 23 años en la casa de barrio Cura. Donde la mantuvo encadenada a la cama y la amenazaba con lastimar a su hijo y a su familia si intentaba escapar. Los vecinos apenas advertían la situación ante la reservada conducta del imputado, un mecánico de motos.

Los sometimientos fueron al extremo de cambiarle la fisonomía e identidad para que nadie la reconociera. Recién el 8 de mayo pasado la mujer pudo escapar, tomar un taxi y pedir auxilio en una estación de servicio de avenida Pellegrini e Italia. Desde allí pudo contactar a un familiar que le brindó auxilio y presentó la denuncia. El acusado fue detenido el 29 de mayo la casa de calle Santiago.

La historia

Durante la audiencia de ayer, la fiscal repasó las pruebas sobre las que apoyó el encuadre de la acusación. El detallado relato de la víctima se fue hilvanado con la declaración de sus familiares, vecinos, amigos de la infancia, informes profesionales y actas policiales.

Por ejemplo, la Fiscalía rescató un libro de guardia de la comisaría 15ª con las anotaciones del año 1996, donde se dejó constancia de las circunstancias y del día en que el acusado prácticamente raptó a la mujer de su propia casa delante de sus familiares.

A partir de allí también se concatenaron datos del comienzo de la traumática relación, y situaciones orquestadas para que la mujer quedara totalmente aislada del mundo exterior. Por otra parte, la verosimilitud de lo relatado por la víctima fue sustentada con informes del equipo interdisciplinario del Ministerio Público de la Acusación (MPA).

Leer más: Imputaron al padre del hombre que mantuvo cautiva a su pareja por 22 años

Un elemento que explica la perversión del imputado estuvo dado por la confirmación de que la mujer apenas pudo hacerse un control médico ginecológico en los 23 años que estuvo sometida. “Solicitamos datos oficiales al Ministerio de Salud y se estableció que nunca la dejó ir al médico. Salvo este año, en marzo, luego de insistirle por hemorragias que sufrió”, graficó la fiscal a La Capital.

De esa manera la Fiscalía pudo reconstruir e hilvanar la dramática historia de la víctima y sostener la acusación con elementos objetivos. “Tratamos de reforzar la credibilidad de su relato y de las diversas situaciones que padeció con pruebas”, amplió Valarella.

Servidumbre

Además, para cerrar la calificación y darle mayor solidez, la Fiscalía remitió copias del legajo judicial a la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas (Protex) del Ministerio Público Fiscal de la Nación. “Ellos evaluaron el caso y devolvieron un dictamen en base a su tarea específica. Concluyeron que esta chica fue reducida a servidumbre”, remarcó la fiscal sobre una evidencia clave de la escalofriante situación.

Leer más: Quedó libre el padre del hombre que tuvo cautiva a su pareja

Las defensa también ofreció pruebas y la audiencia se cerró cuando el juez Donnola resolvió tenerlas por ofrecidas, admitió la acusación formulada por la Fiscalía, y aceptó prorrogar la prisión preventiva efectiva de Oscar R. hasta la finalización del juicio oral y público en su contra.