Jóvenes de barrios marginados deciden estudiar en la UNR

Medicina y enfermería fueron las carreras más elegidas. Así, la UNR puso en marcha su plan de becas para ampliar el ingreso.

Los chicos, ayer, junto a familiares y docentes, cuando fueron a inscribirse a la UNR.

Laureano tiene 19 años, el pelo largo que le cae sobre la cara y la mirada profunda. Terminó la secundaria en la Escuela Nº 569 Carlos Fuentealba, del barrio Santa Lucía, en la zona oeste. Le gusta la música, toca la guitarra en la banda “Sur urbano”, con quienes hace covers de temas clásicos de rock y de blues. Y ayer, junto a otros seis compañeros, se anotó para empezar a estudiar en la Universidad Nacional de Rosario (UNR). No fue sólo un trámite. “Nuestros alumnos, los chicos de Santa Lucía, no llegan a las facultades”, comentaba emocionada la directora del colegio, Valeria Ríos, mientras asistía a los chicos con el llenado de formularios.

Los pasillos de la dirección de Bienestar Estudiantil de la universidad estaban llenos de pibes como Laureano, todos convocados por el Programa Integral de Becas para el Acceso a la Universidad Pública, que tiene como objetivo democratizar el ingreso a la educación superior, facilitando la inserción y acompañando la trayectoria de los jóvenes que terminan el secundario en las escuelas de zonas vulnerables de la ciudad.

Con esta intención, entre octubre y noviembre, profesionales de las áreas de bienestar y orientación estudiantil recorrieron 14 escuelas secundarias y realizaron talleres con 230 chicos que estaban próximos a graduarse y aún no sabían qué iban a hacer el año próximo. Y cerca de la mitad, unos 110, decidieron preinscribirse a alguna de las carreras que se dictan en la UNR.